Una broma de mal gusto

0
323
Batman y el Guason no estuvieron a la altura

Con mucha anticipación y de manera especial se estrenó en cines de Argentina la última película animada de DC, que adapta una de los mejores cómics del hombre murciélago. ¿Estará a la altura?

Batman: La Broma Mortal (Batman: The Killing Joke, 2016) es, sin lugar a dudas, una de las más importantes y valoradas historias de Batman. En 1988 el cómic escrito por el genio de Alan Moore (Watchmen, V for Vendetta, Miracleman, Swamp Thing) y con un bellísimo arte de Brian Bolland marcó un antes y un después en la historia de Batman.

Lo que inicialmente se pensó como un one-shot fuera de toda continuidad se convirtió en el pilar fundamental sobre el que se erigieron los personajes de Batman y el Joker, dándole un origen definitivo al villano y convirtiendo al rey payaso del crimen en un complejo y perturbado psicópata.

Es el Joker quien se roba el protagonismo de la novela gráfica. Su misión es demostrarle a Batman que ambos son exactamente iguales (por más que el encapotado se esfuerce por negarlo) y que cualquier mortal puede convertirse en alguien tan loco como él bajo la suficiente presión. Hasta la más normal de las personas puede colapsar al tener un mal día.

Teniendo esta tremenda historia como base, expandiendo el rol de Batgirl (mínimo y muy humillante en el cómic) y contando con las voces originales de la serie animada de los 90 (Kevin Conroy como Batman, Mark Hamill en el rol del Joker y Tara Strong como Batgirl) nada podría salir mal ¿o sí?.

batman-killing-joke-movie-dvd-blu-ray

¿Are you joking?

El film funciona como una versión XL de dos capítulos inconexos de Batman: The Animated Series. Comenzando con un epílogo bastante flojo que nos muestra a Batgirl luchando contra un mafioso genérico obsesionado con ella e intenta profundizar su relación con Batman.

La función de este inicio es darle más relevancia a Batgirl (en el cómic original lo único que hace es recibir una bala del Joker, quedar paralítica y servir como motivación para que Batman persiga al criminal) y mostrarla como una heroína hecha y derecha. Todo este planteo inicial es rápidamente tirado a la basura cuando nos dan a una Barbara Gordon caprichosa e inexperta que antepone los sentimientos a la lucha contra el mal y termina teniendo sexo con Batman (!!), solo para después colgar el traje. En ese aspecto, el guión de Brian Azzarello hace agua por todos lados.

El segundo acto es un poco más sólido, adaptando casi de manera calcada el cómic de The Killing Joke, pero sin lograr reflejar del todo la profunda complejidad psicológica de la mente del Joker. El “núcleo emocional” de la historia está ahí, pero en el film no termina de cuajar. Cualquiera creería que una película animada con movimiento y voces contaría la historia de una manera más completa que una historieta de imágenes estáticas, pero no es así.

Por el costado actoral, es un deleite volver a oír a Conroy, Hamill y Strong juntos. Cada uno da perfecto con el personaje y transmiten mucho con su voz, dejando el alma en cada escena. La animación emula el estilo de la vieja serie animada de Bruce Timm y Paul Dini (una decepción para los que esperaban algo más cercano al arte de Bolland) y en la pantalla grande algunas escenas de acción se ven algo rígidas y poco fluidas.

The Killing Joke es un nuevo producto de DC Comics que no logra estar a la altura del hype que genera, algo que sorprende teniendo en cuenta que sus producciones animadas suelen tener un muy buen nivel.