Todo sigue igual en nuestro fútbol de cada dia

0
121

Rock y fútbol, relación neurótica si las hay. La cultura de la violencia. El hincha como espectáculo. Capusotto y Alabarces ya explotaron el vínculo hasta el hartazgo hace mil años, pero pocas veces se notó tanto la cercanía espiritual entre estos dos fenómenos sociales que nos atraviesan como este sábado.

Horas antes de que en Olavarría dos ricoteros fallecieran en plena misa. La tribuna visitante del estadio de Banfield vio caer a un tendal de heridos. En los dos casos, víctimas consecuencia de avalanchas, consecuencia del exceso de la capacidad de los escenarios, consecuencia del descontrol tanto en la música como en el futbol.

Estamos habituados al descontrol. Por eso vamos igual a un recital o a un partido en el que sabemos que no hay controles. Naturalizamos el desorden. Así somos. Es lo que hay. De Cromañón a Olavarría y de Puerta 12 al Florencia Sola hay distancia de años, circunstancias y consecuencias. Pero el mismo ADN.

A la casi tragedia en el partido de Boca la tapó la tragedia en el recital del Indio. Y a la tragedia en el recital del Indio la tapará la dinámica realidad, como que la pelota volvió a rodar y Boca ganó con algo de ayuda arbitral. River jugó mal y empató. Icardi hizo tres goles y le mandó un mensaje a Bauza. La fecha del paro de la CGT quedará en veremos, encima volvió Majul.

Dentro de un tiempo la historia se reciclará y continuaremos arriba de la rueda. Todo sigue igual.

De viaje

el-futbol-del-sabado-2376010w620

Boca juega mal. Tiene un arquero joven y con pocos partidos en Primera. La defensa no da seguridad: los centrales son poco confiables y los laterales distraídos. El mediocampo no tiene ni suficiente dinámica ni demasiada marca. Los extremos tienen en conjunto la capacidad neuronal de una marmota. Por su lado el nueve la movilidad de una babosa (eso es ser injusto con las babosas).

Boca gana. Quizás sea una combinación de hechos azarosos en el universo o la mera realidad de que le alcanza con esto para ser puntero cómodo en el fútbol argentino. El Xeneize llegó a la cima con un sprint de cuatro triunfos de la mano de Gago y Tevez. Ya sin Carlitos, en la reanudación del campeonato volvió a sumar de a tres para mirar a todos desde arriba.

Es cierto que Banfield debió ponerse en ventaja con un gol de Darío Cvitanich mal anulado por un offside inexistente. Tan cierto como que este fue fino. Las circunstancias de la jugada difíciles para el asistente  y que faltaban 77 minutos de partido. Literalmente, podría haber pasado cualquier cosa. Como en las tribunas.

Da la sensación de que con poquito a Boca le basta para irse de viaje en la punta. En esta fecha perdieron todos los perseguidores menos San Lorenzo, que le ganó a Belgrano con poco resto.

El Ciclón está a tres puntos del equipo dirigido por Guillermo pero afronta dos inconvenientes: perdió jugadores importantes en el mercado de pases que no pudo reemplazar ademas tiene la Libertadores como distracción. Más atrás, Racing y River aparecen lejos. Demasiado para un equipo que tiene un solo objetivo, una lista de rivales accesibles y algunos guiños externos.

Jugar la copa o ganar ritmo

El fútbol argentino es divertido. El Gobierno le retacea plata a la AFA y la reanudación del torneo se demora una semana. Los dirigentes no se ponen de acuerdo para la rescisión del contrato con el Estado, se pierden otros siete días.

Los clubes se atrasan en pagar sueldos, entonces el gremio de futbolistas retiene tareas y no hay fútbol hasta el otro domingo. En el medio, pasan tres meses de entrenamientos-amistosos. Cuando finalmente comienza a rodar la pelota, ¡ponen suplentes!

No es casual que a todos los equipos argentinos les haya ido mal en el arranque de las competencias internacionales. Huracán se comió tres goles en Venezuela. Lanús perdió contra Nacional. San Lorenzo sufrió un baile en Brasil. Atlético Tucumán y Godoy Cruz apenas pudieron empatar. Y hasta Racing no hizo diferencias contra un rival inferior. La falta de actividad producto del interminable receso afectó el rendimiento de los equipos que, padecieron en sus debuts coperos.

0011284591

Marcelo Gallardo no puso suplentes, pero guardó algunas piezas clave. Maidana (suspensión), Ponzio y Alario, no fueron de la partida ante Unión. ¿El resto? Titulares. ¿El resultado? Empate con un pobre nivel futbolístico. El estado permanente del River en su versión de torneo local desde hace dos años.

Como en Banfield-Boca, una jugada polémica podría haber cambiado el trámite del partido. Nacho Fernández reventó el travesaño y la pelota pareció picar adentro. Pero una imagen algo difusa en la línea de meta concluyó que el balón no había pasado la raya. ¡Cómo saberlo! Las grandes competencias europeas hace rato que cuentan con el sistema de video que determina si es gol o no.

Sería magnífico aplicarlo aquí. Pero esos aparatitos cuestan cerca de medio millón de dólares. A 15 estadios en Primera, unos siete palitos verdes o más de 100 millones de pesos, un tercio del dinero que hubo que poner para saldar algunas deudas. Porque los equipos necesitan ganar ritmo.

Tablas

Arribamos a como diría el Vasco Arruabarrena, el ecuador del campeonato. Quedan 15 fechas hasta la finalización del torneo, que será en algún momento de junio, o quizás julio. Para recuperar las semanas perdidas podrían jugar entre semana pero hay demasiados equipos jugando copas.

También se puede jugar en fecha FIFA, pero los equipos con más jugadores de selección saldrían perjudicados. Y encima en el medio está el Mundial Sub 20 que le sacará jugadores a varios. El universo conspira para que haya reuniones decisivas en AFA.

Justo en el medio del torneo, momento de recordar las posiciones. Primero los de arriba. Boca lidera con 34 unidades, tres por encima de San Lorenzo, a seis de Newells, siete de Estudiantes y Banfield y ocho de Lanús.

El Xeneize ganó diez partidos, empató cuatro y perdió solo uno. Es por lejos el equipo más goleador del torneo (37, ocho más que el segundo, San Lorenzo), el quinto con la valla menos vencida.

En el fondo, Atlético Rafaela, Temperley, Sarmiento y Olimpo ocupan puestos de descenso. Los santafesinos están mas complicados: hoy están a 14 puntos de Arsenal, el equipo más cercano a la zona roja.

Volvió el fútbol, que nunca se fue, pues en su ausencia continuó presente en nuestras vidas, preguntándonos: ¿cuándo vuelve? En ese delgado límite entre el “ya me olvidé que existías” y el “te extrañaba tanto”.

La vida de todo el mundo continuó normalmente sin fútbol, pero igual lo necesitábamos, porque de alguna manera irónica y patética rige nuestras vidas y nos refleja en el espejo de la realidad. Somos así, desordenados, como las ideas de esta nota. Como nosotros.