Todo sigue igual, desde el lado de River

0
94

Una lástima la chance que perdió el equipo de Gallardo. Se venía armando la fecha para que el millonario le de otra alegría a su gente y se meta de lleno en la pelea por el título, y ¿por qué no? Darle otro golpe de Knock-out al rival de toda la vida. El contexto estaba dado: estadio Monumental, hermosa tarde de domingo, el colorido clave para la ocasión y las cargadas preparadas para recibir a Tévez y compañía.

No faltó entonces el ya convertido en himno “de la mano del muñeco vamos a Japón”, o “el que no salta abandonó”. Sí, el recuerdo está latente, al igual que el “te sacamos de la copa, te sacamos otra vez”. La gente estaba dando lo suyo, la respuesta de los jugadores se viene dando desde el 5 de agosto de 2014, cuando Gallardo se sentó por primera vez en el banco millonario, aunque el hincha está goloso, y pedía una alegría más.

Pero esta vez, la respuesta no llegó. River no jugó bien, nunca estuvo cerca del fútbol que viene proponiendo, y cayó derrotado por la mínima gracias al furibundo remate de Lodeiro. Cosas del fútbol, sí, el uruguayo era suplente, Arruabarrena nunca pensó el equipo con él en el 11, pero la dura lesión de Gago puso al volante creativo en la cancha antes de los dos minutos de juego.

Con un Boca, muy superior hasta el gol, decidió cambiar y solo se dedicó a defender tras obtener la ventaja. Aquí llegó el momento, donde las bases del triunfo se manifestaron en la seguridad de Orión, que le sacó dos cabezazos a Alario.

Pese a esto, hay mucho para reflexionar, y claro, pese a la derrota es tiempo de seguir festejando y soñando. River perdió, y como dijo el siempre ovacionado DT “hay que volver a las fuentes”. Pero a no olvidarse, este viene siendo un año muy bueno para nuestra institución, y con mucho por delante, ya se sumaron 3 títulos, pero este traspié motivará para pensar en la copa Sudamericana, que comienza en una semana, y porqué no, ir imaginándose como frenar al mejor equipo del mundo a fin de año.