The Fuller House: Un regreso dulce

0
232

Un poco de historia

Si hablamos de la televisión actual no podemos negar que está repleta de series originales con una calidad increíble, muchos coincidimos que estamos en la era dorada de las series. Nosotros estamos disfrutándola porque no sabemos cuánto va a durar. Los que desde muy temprana edad somos obsesionados con las series sabemos que antes del boom de Netflix las series de calidad estaban dando vueltas solo que no tan a nuestro alcance como quisiéramos.

Warner o Sony eran los lugares de encuentro para ver repeticiones de series de los gloriosos años 80′ y 90′. Hoy en día, estos canales se modernizaron, empezando a transmitir series del momento, dobladas y casi a la par de la transmisión de su país original. Pero cuando internet no era una herramienta accesible, no quedaba otra que recurrir al cable para llenar nuestra alma de seriefilos. Mad About You, Seinfield, Friends, El Príncipe del Rap reinaban la grilla de estos canales con repeticiones y maratones a cada hora. Las comedias o “sitcoms” fueron en su momento las dueñas de las pantallas.

“Full House” o “Tres por tres” fue una de ellas. Desde 1987 hasta 1995 la familia Tanner nos dio la bienvenida en su acogedora casa para que seamos testigos de las típicas situaciones familiares que se ven en toda casa familiar. Excepto que acá hay muchos abrazos, un número elevado de habitantes en cada habitación, vecinos molestos pero queribles, un perro, romance, melancolía y muchos enredos.

Simple, sin muchas vueltas, así era esta serie. Al quedarse viudo, un padre con tres hijas recurre a su mejor amigo y a su cuñado para que se muden a su casa para que lo ayuden a enfrentar la vida y crianza de sus hijas. Situada en San Francisco la casa de los Tanner será el escenario de muchos enredos, risas, algunas lágrimas y situaciones divertidas que fuimos testigos por ocho años.

El público rápidamente se encariño con los personajes y les fue fiel hasta el final pudiendo afirmar que, a pesar de ser una comedia simple y sin una producción extraordinaria, se convirtió en un clásico de la televisión. Pero bueno, en aquel entonces no había dragones y zombis, pero no por eso no se disfrutaba o se entretenía.

A pesar de que en la pantalla hoy en día reinan las series originales, hay una gran ola de remakes que nos vienen a invitar al pasado, viajar un poco a la nostalgia y reencontrarnos con viejos amigos. Por eso, no paso mucho tiempo para que Full House volviera 20 años después

El Regreso

El 26 de febrero de 2016 “Fuller House” llego de la mano de Netflix para traernos de nuevo a la familia Tanner pero con muchos miembros nuevos. Ahora la hija mayor, DJ, es la que decide mudarse a su antigua casa al quedarse viuda con tres hijos recurriendo en este caso a su hermana, la picara Stephanie y a su mejor amiga, la molesta pero adorable Kimmy Gibbler para que la ayuden a rearmar su vida. Si, los mismos personajes y la misma historia se repiten.

En el primer episodio volvimos a ver muchas caras conocidas, prácticamente todo el cast de la serie original regreso, las únicas ausentes fueron las gemelas Mary Kate y Ashley Olsen encargadas de interpretar a Michelle Tanner. Pero si sumaron otros personajes que se sumaron desde el increíble mundo que es Netflix.

Con 13 capítulos podemos decir que Full House no es ni será la mejor serie de este año, ni de los que estén por venir. Tampoco podemos decir que cuenta con un guion impecable, una escenografía ejemplar y actuaciones memorables. Pero nada de esto importa porque Fuller House no vino a llevarse premios sino a entretener al espectador.

Igual de simple, sin ser muy rebuscada, incluso repitiendo chistes y hasta ridiculizando alguna que otra escena, esta serie es para relajarse, no concentrarse demasiado ni pegar los ojos a la pantalla, pero si pasar un buen momento. Quizás se esfuerza demasiado por recordarnos de donde viene y nunca despegarse de la serie original pero al fin y al cabo es una continuación de la vida de esos personajes que por los 90 nos lograron cautivar.

Entretiene, se disfruta, nos reímos un poco y vuelve a recordarnos lo que eran las sitcoms que ya quedaron un poco olvidadas por estos días. Entre tantas mega producciones que hay en la actualidad una Fuller House no le hace mal a nadie. Y vaya si el público la eligió que ya está confirmado que la segunda temporada se estrena mundialmente el 9 de diciembre de 2016 en Netflix gracias a la gran repercusión que alcanzo. ¡Tomen eso críticos!