El super clásico fue para river y el torneo arde. La fecha de los clasicos

0
462

Jornada 24, la de los clásicos. Boca pudo ganar para liquidar el campeonato, empatar para seguir firme en la cima o perder para quedar tambaleando en la recta final; pasó esto último. River le dio un golpe fuerte en el momento clave del torneo. El equipo de Gallardo quedó a cuatro puntos del Xeneize con un partido menos.

¿Que dejo el superclasico?

No empezó bien el super clásico para la visita. Casi desde el vestuario perdió a Casco por lesión y debió improvisar con Mayada. Boca salió con mayor intensidad, pero River mostró los dientes.

Pelotazo bajado con maestría por Alario y jugada en velocidad para la definición de Driussi a las manos de Rossi. A los 15, en la misma jugada, Boca sufrió dos traspiés: Centurión se desgarró y River aprovechó para marcar; jugada de izquierda a derecha, centro pasado y zurdazo de Pity Martínez a la espalda de Peruzzi.

El descalabro defensivo de Boca se acentuó. Gago no logró hacer pie nunca y, sin ayuda de los otros volantes. El equipo quedó partido y sufrió a las espaldas de los laterales, pero sobre todo con los centrales.

Driussi y Alario hicieron lo que quisieron con Vergini e Insaurralde. Así llegó el segundo gol, todo del ex delantero de Colón, que venció la resistencia de Rossi.

River ganaba la batalla táctica y también el duelo emocional del superclasico. Boca estaba perdido; sin juego y con desastres en defensa. Así y todo pudo descontar en una subida de Fabra, que definió por arriba de Batalla y cayó derribado: bien Loustau, no fue penal.

El árbitro manejó con criterio el encuentro y amonestó cuando debió. Su único error fue no expulsar al colombiano por una patada a Moreira, solo lo amolesto

El partido estaba a pedir de River, que tenía campo para buscar una goleada histórica. Pero no terminó de animarse. Y en la última jugada del primer tiempo, la sorpresa. Centro pasado de Gago, mal cálculo de Batalla, y el partido quedaba con un gol de diferencia.

Curiosamente, Boca no se aprovechó de las dudas del arquero y casi ni pateó al arco en el segundo tiempo. Tuvo pocas ideas, pero mucho esfuerzo. River se quedó sin energías y apostó a las contras, con poca efectividad.

En el segundo tiempo…

La más clara la tuvo Auzqui, que la pinchó por encima de Rossi y su remate salió apenas desviado. Del otro lado, Benedetto lo tuvo de cabeza en la más cercana de Boca. Esa y la doble atajada de Batalla. Con mala definición de Peruzzi incluida, pero redención al fin para el arquero.

En el final, una desinteligencia de Gago con Fabra generó una contra de Auzqui y Driussi que terminó con el goleador del campeonato mano a mano con Rossi. Buena definición de zurda y a festejar el super clásico. Triunfo clave en La Bombonera para que el Millonario se ponga el traje de principal rival de Boca por el título.

Racing-Independiente: clásico fuera de los papeles

En Avellaneda, Independiente se sacó la mufa de no poder ganar de local en el año. ¡Y justo en el clásico! Después de un discreto primer tiempo, Rigoni abrió la cuenta con un gol de tiro libre al palo mal resguardado por Orión.

A partir de ahí, el Rojo dominó y se llevó una justa victoria. En el final, Meza selló el triunfo con un golazo y desató la emoción de Holan. Racing, fuera de la lucha por el torneo y complicado en la clasificación a la Libertadores.

San Lorenzo se quedo con todo

El partido más raro de la fecha se dio en el Ducó. Huracán lo pasó por arriba a San Lorenzo de principio a fin, pero sobre todo en el segundo tiempo. Navarro se erigió en figura volando para todos lados y los postes y rebotes varios salvaron al Ciclón de una derrota. Está en racha Aguirre: después de quedar al borde del despido, ganó todo. Esta vez, el gol de la victoria lo hizo Angeleri.

El canalla se impuso por caracter

En Rosario, Newells llegó con la chance de ponerse a un punto de Boca y se llevó una sorpresa: un efectivo Central, con tres goles en igual cantidad de remates al arco, le dio un golpe similar al que le propinó Independiente la semana pasada. Y la ilusión del torneo se aleja.

Estudiantes es el dueño de La Plata

En Quilmes se jugó el clásico de La Plata, que como casi siempre fue para Estudiantes. Partido parejo, y además discreto, sin muchas situaciones y con un solo gol: el de Damonte, que motivó la renuncia de Alfaro.

El resto de la fecha

En Córdoba, lo destacado estuvo en el arbitraje. Pitana omitió una clarísima expulsión en contra de Talleres y devolvió no cobrando una mano que era penal para la T en el área de Belgrano. Fue 1 a 1, igual que en Santa Fe, donde Colón no se pudo subir al tren en la pelea por el título.

En San Juan, hubo grito mendocino. Victoria de Godoy Cruz con doblete del Morro García. En el clásico del sur, Banfield cortó la racha de victorias consecutivas de Lanús y se llevó los tres puntos para celebrar al ritmo de Brian Sarmiento.