“Soy de dejar las cosas al azar, no soy amante de la perfección”

0
423
Maxi Trusso nos recibió en Pirca Records

Cantante, icono de la moda, hitmaker, Maximiliano Trusso o Maxi (nombre por el cual es más reconocido) es un cantante argentino que se destaca por sobre el resto. Uno de los pocos que se anima a componer temas en inglés e italiano, acaba de lanzar un nuevo trabajo. Persona sencilla, casi tímida por momentos, lejos de los graves que muestra su voz, me dio la oportunidad de entrevistarlo para descubrir a la persona detrás del suceso, futbol, Virus, Miranda, el Indio y Calamaro, este es Maxi Trusso:

  • Entrevistador: ¿Quien es Maxi Trusso?
  • MaxiTrusso: Soy una persona a la cual le gusta la música desde siempre, y un día compuse una canción, ahí empezó mi historia, ahí paso a ser un trabajo la composición y la música. Música de la cual estoy desde principio a fin, durante todo el proceso, me gusta estarlo. Obvio sacando lo que son remixes o temas así especiales.
  • E: ¿Cuáles son tus inspiraciones?
  • MT: Las principales son mis sentimientos, las canciones, el día a día. Escucho principalmente música vieja, algunos temas nuevos que estoy aprendiendo a disfrutar también. Desde rock, pop, folk, electrónica, ambient, mucha influencia de la década de los 80¨
  • E: ¿Tres bandas argentinas que te marcaron?
  • MT: Los abuelos de la nada, en mi niñez, Virus, o Charly García. En la actualidad, Miranda, Babasonicos, hasta llegamos a hacer algo juntos, pero nunca se editó, entre otras, pero me dejo sorprender, consumo de todo, desde cosas del under hasta Sandro. También me gustaría trabajar con Calamaro, me gusta su música. Por ahí no me veo trabajando con el Indio Solari, quedaría muy raro, la verdad trabajaría con cualquiera, con quien se de.
  • E: ¿Cómo surge la idea de cantar canciones en inglés en el país?
  • MT: Se fue dando, no vivía en la argentina, así que lo hice en inglés, en los 80 era todo en inglés, había muy poco en español, es algo que pasa en todo el mundo. En Europa grabe una canción, surgieron otros eventos, que me llevaron a hacer algunos temas en Inglaterra. Fui avanzando en la búsqueda hasta volver acá, haciendo un disco acústico, después Please me (Tema de poncho)
  • E: Viviste en Inglaterra, Italia, Argentina, recorriste un poco de Uruguay y los Estados Unidos. ¿De los tres lugares, que cosas rescatas?
  • MT: En Inglaterra, la facilidad para hacer música, tienen todos los avances que el mundo moderno puede tener, aunque son cerrados, tienen ganas de hacer cosas, son muy emprendedores, cosa que no se ve mucho. La gente inglesa, es isleña, tienen sus mambos, no son tan afectivos, la suma de los factores los vuelve un poco engreídos, un poco agresivos o aguerridos, van de frente. Italia es muy creativo, conservador, pero vivís rodeado de arte, cada caminata que haces te golpea el arte.
  • E: ¿Hablando de futbol qué opinas de los estilos de italianos o ingleses?
  • MT: Por suerte pude ver muchos partidos, me gusta más el futbol italiano, el inglés no tanto, no me llamo la atención, me deprime. Prefiero el italiano, aunque decayó bastante, ellos fueron potencia desde el 82 hasta el 96, pero dejado de lado por español y el propio inglés, acá en la argentina soy de River, viví mucho tiempo, así que perdí un poco el fanatismo, se sufrió un poco el descenso, pero cunado vivís afuera siempre hay simpatía por lo propio.
  • E: ¿Qué figuras elegirías para trabajar?
  • MT: Cualquier artista que uno admire debería entrar en esa clasificación, puede ser Suckero, los Rolling Stones, Bono o Andrea Bochelli, son ellos los favoritos, la gente de R.E.M también.
  • E: Hablemos del disco SOS, ¿te gusto como quedo el disco?
  • MT: Soy bastante de dejar algunas cosas al azar, no soy amante de la perfección, prefiero disfrutar y vivir el momento, que lo que hago lo represente. No tengo esa obsesión del arte, no me gusta y trato de escaparle un poco. Creo en trabajar todos los días, pero uno es el resultado de lo que se va dando.
  • E: ¿Qué te pasa a vos con el éxito que tuvieron tus últimos temas?
  • MT: Me pone muy contento, no tomo conciencia de ello, me gustaría más verlo como un algo terminado, me pone presión, pero no pierdo la diversión de empezar de cero. Me divierte esa capacidad de aventura, no quiero perder esa onda.
  • E: ¿Si tu camino no era la música, que te hubiera gustado ser?
  • MT: Y tal vez diseñador de ropa, seguramente, empresario, aunque signifique hacer guita con lo que uno pueda, tampoco está mal.
  • E: ¿Un sueño?
  • MT: Es una pregunta difícil, en especial a esta edad, seria estar tranquilo con lo que hago, saber que cumplí con mi tarea en la vida. Todos dirían 10 millones de dólares, pero no es eso. Hay que decirlo para relajar un poco, pensar en eso permite hablar de guita, que, aunque uno no lo quiera da libertad, no es un sueño. Cumplir, estar contento, ver tu familia feliz.
  • E: ¿Como ves a la Argentina?
  • MT: Veo al país igual que siempre, seguramente el mundo y el país evoluciono, no me gusta juzgar ni escupir asado a nadie. Esto significa que sigue teniendo una propia identidad, hubo mejoras, sobre todo mejoras que las personas pueden ver. Hay una identidad que está arraigada, lo mismo me pasa con Italia, tal vez ningún país cambia, podrán ser más o menos severos, más o menos progresistas. Por ahí pasas de vivir un momento difícil, y ahí lo podés ver. El mundo no cambio demasiado, hay demasiada expectativa, todo es un revuelo, esta es una pregunta interesante.
  • E: ¿Un consejo para aquellos que se animan a emprender?
  • MT: Que tengan confianza, no hay que tener miedo, sacárselos, para poder comunicarse con otros. Desarrollarse lo más que se pueda, buscar aquello que, de paz, animarse a experimentar.
  • E: ¿A vos que te da paz?
  • MT: Aquello que te haga y les haga bien a otros, cuando te mandas una cagada se te va el estado. La ambición también te la quita. Hay que buscar ese balance entre paz y cagadas, (se ríe). MI última cagada fue no hablarle a mi vieja, o no darle más bola a mi hija, que esas son las grandes cosas de mi vida, que uno se distrae por ver el celular y trata de arreglarlo lo más rápido posible. No hay que herir a nadie. Cuando tenes 18 ni te fijas, no tenes miedo y darle a la vida que tenes por delante, es la época de equivocarse, sin dejarse apurar al pedo.