Pequeño Resumen Ilustrado de la Primera Rueda

0
66

Lo que dejó la primera fase de la copa

Cuarenta goles, una Ferrari hecha pedazos, un brasileño exiliado, varios bodrios, algún que otro susto y una paridad entre grandes y chicos que pondría orgullosos a los miembros de la Logia Lautaro. Parte de lo que dejaron los primeros 18 partidos de la Copa América Chile 2015, los de la primera fase, esa en la juegan 12 y clasifican 8 porque la patria grande es solidaria. Antes de los cuartos de final, cuando arrancan las definiciones mano a mano en las que unos siguen y otros se van de vacaciones al Caribe, hagamos un repaso de lo más destacado de la ronda inicial de la copa

Primero hay que saber sufrir

Los tres partidos que jugó la selección Argentina hasta ahora siguen una lógica similar. En los primeros 70 minutos, gran dominio territorial, posesión mayoritaria del balón, buen circuito de pases y escasa profundidad aunque suficiente para ponerse en ventaja en todos los encuentros. La idea madre de Martino, una continuidad de lo que quiso y funcionó en Newells y lo que quiso y no funcionó en Barcelona, se llevó a cabo la mayor parte del tiempo, pero sin el soporte de las grandes individualidades que lo conforman. Messi bajó de la nave espacial que usó a lo largo de la temporada y volvió a La Tierra. Di María demostró un nivel tan bajo que hace dudar si es por falta de ritmo por no jugar en el Manchester United o si por jugar así es que llegó a salir de la titularidad y perder ritmo. Pastore es la irregularidad materializada en un futbolista. Sólo la contundencia goleadora de Agüero funcionó en lo que respecta a las individualidades que tanto se destacan en las grandes ligas de Europa.

Pero si los primeros 70 minutos fueron de dominio recurrente, los últimos 20 de cada encuentro transformaron a los hinchas en una comunidad de “Tanos Pasman” que debieron sudar la gota gorda. Una mezcla entre merma física, falta de contundencia y relajación por sentirse tan superior derivaron en que todos los partidos permanecieran abiertos hasta el pitazo final. Cada rival se vio cerca del empate y empujó en el cierre. La diferencia estuvo en los detalles. Así como Lucas Barrios la acomodó junto a un palo, Rolan la tiró a las nubes y Romero se lo sacó a Abel Hernández, y los jamaiquinos se quedaron a mitad de camino entre animarse a ir con todo al área y salir rápido para buscar el celular y sacarse una selfie con Messi.

Martino sabe que no debe repetirse una actuación parecida en cuartos porque se pueden quedar afuera. Más si enfrente hay un rival de la talla de Colombia, al que le costó un Perú (guiño guiño) clasificarse. Derrota en el inicio contra los muchachos de Maduro, victoria contra un Brasil con Neymar en ebullición y empate con una actuación pobrísima ante los de Gareca fue el camino del equipo de Pekerman. Con Radamel Falcao y James Rodríguez en nivel bajo, debió rezar para que Venezuela no le empatara en el final a Brasil para meterse en la próxima fase. Con el rosario cerca después de tanto sufrimiento y varias bajas por lesión, el duelo ante Argentina los encuentra yendo de punto pero con la expectativa de dar la sorpresa, como aquel 5 a 0 del 93, pero sin tanta juerga afuera.

Brasil

Caretinhas

Como a Daniel Osvaldo, la ilusión del sobrino de Neymar se la robaron cinco gordos atrás de un escritorio, probablemente pagado con plata de algún negociado por ingresos de televisión. El 10, el capitán, el líder, la estrella, el emblema. Todo eso era Neymar para el equipo de Dunga. Contra Perú en el debut, lo hizo todo. Gol, asistencia, gambetas; Brasil fue un drogadicto, no podía hacer nada sin Neymar. Entonces Osses lo puso en desintoxicación.

Al crack del Barcelona lo molieron a patadas en la derrota a manos de Colombia y reaccionó: pelotazo en la espalda de Armero que cayó como si le hubiera metido una piña Iván Drago, intento de cabezazo a Murillo que hizo que Carlos Bacca lo empujara como quien busca que no le cierren la puerta del tren. El chileno Osses lo expulsó y Neymar le contestó amablemente. “Te quieres hacer famoso a costa mía, hijo de puta”, le habría dicho un par de veces, para que no quedaran dudas. El juez informó y la Conmebol sancionó más rápido de lo que pasa de votar a Blatter al príncipe Alí. Cuatro fechas y chau copa para Neymar.

Brasil tuvo que elegir entre morir en la depresión por la ausencia del ídolo, como le pasó a Argentina en el 94 después del doping de Maradona, o vivir aprendiendo a jugar como equipo. Y esto último es lo que hizo. Venció a Venezuela con un juego compacto, con un nivel parejo de todos. El liderazgo pasó al entrenador, un Dunga que no tiene reparos en terminar el partido con 6 defensores, sólo porque no le quedaban más en el banco para meter.

El rival de la canarinha en cuartos será el Paraguay de Ramón, que pasó la zona de grupos de forma tranquila. Milagroso empate contra Argentina, discreta victoria con la banda de reggae jamaiquina y escueto empate con Uruguay. Los guaraníes parecen estar jugando al máximo de sus posibilidades, tratando de resurgir después de un proceso mundialista que los encontró últimos en las eliminatorias. Pensando en el camino a Rusia 2018, Ramón tomó esta copa como una transición. Pero como sacó chapa alguna vez en Libertadores al decir “la copa hay que saber jugarla” antes de ser goleado por Lanús en el mismo torneo, ahora apelará a toda su experiencia para superar a los pentacampeones del mundo.

1434061248_903022_1434071498_album_grande

Del Pitanazo al Ferrariazo

La ilusión de millones de personas que van por la vida cantando “Chi Chi Chi Le Le Le” tuvo su puntapié en la trabajosa victoria ante Ecuador en el debut. Requirió de una manito de Néstor Pitana que cobró mancha en el área. Vidal cayó y cambió el penal por gol, dando inicio al andar del mejor equipo hasta ahora de la copa. La selección dirigida por Sampaoli mostró mejor fútbol que cualquiera. Superó ampliamente a las sobras que trajo México a jugar, aunque el partido resultado en tablas, y pasó por arriba a Bolivia, vaya paradoja.

El camino de los chilenos a su primer título internacional encontró una piedra, o 1,2 por ciento de alcohol en sangre, para ser más precisos. Después del empate frente a México, Arturo Vidal salió con su mujer a jugar unas fichas en el casino y de pasó tomó unas copas. Algo que nadie hubiera sabido jamás de no chocar con su Ferrari un rato después. Vidal pasó la noche demorado y todo el país discutió si Sampaoli debía separarlo del plantel o no. Una conferencia de prensa pasada por agua en la que el volante de Juventus quebró en llanto selló la resolución del tema. Como en cualquier selección sudamericana que se precie de serlo, primó la necesidad de tener al jugador en campo a ver si colabora para ganar la copa que la necesidad de castigo.

Ahora Chile deberá chocarse (guiño guiño) con un obstáculo más complicado. Uruguay, sus 15 copas y toda su mística estarán enfrente para dejar a todo un pueblo sin ilusión. Será un choque de estilos bien claro, entre un equipo que jugará por abajo, con dinámica y mucha gente en ataque y otro que apelará a la chapa, la experiencia, el orden colectivo, cortar el juego constantemente y ganar de arriba en el área rival a través de alguna pelota parada.

IMG_0256

Evo lo hizo

Que Bolivia esté en cuartos de final es un milagro propio de John Coffey (de milagros inesperados). En el partido más absurdo de la copa, venció a Ecuador 3 a 2 siendo peloteado todo el segundo tiempo. Los de Soria defendieron los tres puntos como Evo en la FIFA cuando los querían sacar de La Paz en las eliminatorias y con ese triunfo bastó para pasar de fase.

La expresión máxima de la solidaridad de los pueblos hermanos de Latinoamérica. Su rival en cuartos de final será el Perú de Gareca, que mostró regularidad en su juego. No descolló, pero le hizo sufrir algún susto a Brasil y Colombia para clasificarse segundo en el grupo C.

Los que se fueron a la papelera de reciclaje temprano son Ecuador, México, Jamaica y Venezuela. Los ecuatorianos y los venezolanos fueron presos de un mal partido. Para los de Quinteros, la increíble derrota a manos de Bolivia; para la vinotinto, la caída ante Perú. Por otro lado, México y Jamaica fueron la consecuencia de los negociados tan en boga en estos días. Conmebol se reservó dos invitaciones para ampliar el negocio de los derechos de televisión a otras áreas.

Una tarjetita fue para México, pero los aztecas tienen como prioridad la Copa de Oro de Concacaf y, como Los Simuladores, mandaron a su brigada B, que pasó con pena y sin gloria por tierras chilenas. El otro cupo era para ¡China! Pero estos contestaron que sólo querían soja, que gracias pero no. Así que whatsapp mediante con Centroamérica se tramitó la llegada de alguno que pudiera. Y el gordito que se metió para completar los 12 fue Jamaica, campeón de la Copa Caribe, que pasó a conocer Chile y sacar selfies con su excéntrico técnico alemán.

Esto es parte de lo que dejó la primera fase de la Copa América. Lo que viene, lo que viene diría el ex relator del pueblo, son las instancias definitorias que dejarán un campeón que cobrará su premio millonario el día que Estados Unidos desbloquee las cuentas bancarias de la Conmebol que están siendo investigadas por corrupción. Porque la pelota no se mancha, weon.