Nos vemos en Croacia

0
295

Histórico, supremo, heroico. Sobran adjetivos para calificar la proeza argentina en Glasgow. En una serie que se había complicado al máximo, Leonardo Mayer sacó a relucir su chapa copera, vino desde atrás y venció a Daniel Evans en el quinto punto para llevar a Argentina a su quinta final de Copa Davis, que se jugará en noviembre ante Croacia en condición de visitante.

La apuesta de poner a Del Potro en el dobles fue más que polémica y arriesgada. Si bien a priori lo más seguro era guardar al as tandilense para jugar un hipotético quinto punto y tirar en la cancha toda su chapa para cerrar la serie, se tomó la decisión (consensuada entre el capitán y el jugador) de ponerlo en sábado en el dobles para intentar cerrar la eliminatoria.

Claro está, las chances de un triunfo eran complejas ya que del otro lado estaban los hermanos Murray, invictos en pareja en Copa Davis y con el agregado de que Jamie, el mayor, venía de salir campeón del US open en dobles. Era ganar ese partido o sufrir el domingo casi con seguridad sin delpo, que tras su batalla del viernes quedó prácticamente sin energías

Consumada la derrota del dobles, y sabiendo las pocas chances que Guido Pella tendría ante un Andy Murray que tiene un físico privilegiado, la expectativa pasaba por ver quien jugaba el punto decisivo. La lógica se dio, y Murray venció por 6-3, 6-2 y 6-3 al bahiense que corrió todas las pelotas e incluso por momentos jugó muy bien, pero que se vio superado por la magia del escocés que demostró porqué fue clave para lograr la ensaladera de plata el año anterior. Los británicos decidieron reemplazar a Kyle Edmund, de floja presentación el viernes, por Daniel Evans, quien estrenaba esta semana su mejor ranking como profesional, y venía de tener en jaque en el US Open a quien luego sería el campeón, Stan Wawrinka.

El “Yacaré” Mayer, quien traía nueve triunfos consecutivos en singles en la competencia, salió a jugar el último partido de la serie, y tras un primer set donde entró nervioso, sacó a relucir su mejor tenis, martillando con el saque (el cual perdió solo una vez en todo el partido) y mandando con la derecha, sumado a un revés firme que por momentos en el set final estuvo más contundente que el drive. A pura bomba, Mayer borró a Evans de la cancha y lo venció por 4-6,6-3,6-2 y 6-4 para desatar la locura del banco nacional y de los más de 100 argentinos presentes en el estadio, en un triunfo que se logró literalmente en equipo y donde todos aportaron a la causa.

¡Argentina es finalista de la Copa Davis señores! El sueño tendrá su última escala ante la Croacia liderada por el talentoso Marin Cilic, que dejó atrás también como local a Francia. Una serie muy pareja en la previa y con posibilidades importantes para ambos equipos. El deseo de todos los amantes del tenis está ahí nomás. Y ahora ¿Quién nos quita la ilusión?