No Respires: Terror con sabor uruguayo

0
1384

La joyita de terror independiente del año llega de la mano del director uruguayo Fede Álvarez y te contamos porque es imprescindible que la veas si te gusta el cine de terror.

SANGRE CHARRÚA

Allá por el año 2005 la dupla de realizadores conformada por Fede Álvarez y Rodo Sayagues presentó un corto en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre titulado El Cojonudo. El corto sigue a una pareja de viaje que se detiene en una estación de servicio, allí, un viejo local les cuenta la leyenda de El Cojonudo, personaje folklórico uruguayo que aparece para darles una lección de respeto y buenos modales. Ya en esta primera producción se palpaba un gran talento en la dupla uruguaya con predilección por las historias oscuras con tintes de suspenso, gore y mucho humor negro.

Saltarían a la fama con otro corto (esta vez del 2009) que con un presupuesto de apenas 300 dólares nos mostró como se sentiría una invasión de robots gigantes que destruye el centro de Montevideo. ¡Ataque de Pánico! se volvió viral y repercutió en los medios de todo el mundo. Esto lo puso en el radar del gran Sam Raimi (Spider-Man, Spider-Man 2, Spider-Man 3), quién le ofreció dirigir la remake de su clásica película de terror de culto The Evil Dead (1981).

Las apuestas eran muy grandes: director debutante haciéndose cargo de un film icónico y muy valorado con un presupuesto millonario. Cuando los fans se enteraron de la remake pusieron el grito en el cielo, pero la película recibió críticas muy favorables y recaudó una millonada. En lugar de hacer una remake tradicional Fede y Rodo se la jugaron por reinventar la clásica película de los 80’, respetando el espíritu y la historia de fondo pero contando un nuevo relato más moderno pero lleno de guiños a la obra original. Ese festival de gore, posesiones demoníacas y muerte posicionó a los charrúas como realizadores muy codiciados en Hollywood.

OJOS QUE NO VEN, CORAZONES QUE NO SIENTEN.

fb_img_1473454730059

Alex (Dylan Minnette), Rocky (Jane Levy) y Money (Daniel Zovatto) son una banda de ladrones que asaltan casas en la ciudad de Detroit. Tras varios golpes exitosos encuentran el blanco perfecto: Una casa solitaria en un barrio abandonado habitada por un veterano de guerra ciego (Stephen Lang) donde —supuestamente— se ocultan 300.000 dólares. Una vez que irrumpen en el hogar del no vidente descubren que su habitante no es un ningún anciano desvalido y lo que inicialmente parecía un trabajo fácil se convierte en un mortal juego del gato y el ratón donde cuesta identificar quien es la víctima y quien el villano de la historia.

Una vez más Álvarez demuestra que con poca plata y sin grandes estrellas puede hacer films enormes. Todo en No Respires está bien hecho: la historia es redonda, el guión está bien escrito y hace que uno se preocupe y sufra junto a los personajes, el suspenso y la tensión está perfectamente manejada y los sustos (hay bastantes) son ejecutados con pulso experto y de manera servicial a la trama (es decir, no distraen, no son excusas baratas para sobresaltar al espectador. Son picos de tensión en el relato).

El tratamiento visual es una belleza (gran labor de fotografía por parte de Pedro Luque) pero el verdadero golazo es en el apartado del sonido. En una película de este tipo todo lo sonoro cobra una importancia fundamental (los intrusos deben hacer el menor ruido posible para que el ciego no los oiga) y en la película cada pequeño sonido está acentuado hasta el punto que el espectador se siente sumergido en el medio de la escena, junto a los protagonistas.

No Respires es un film escalofriante, claustrofóbico y con giros en la trama que te dejan boquiabierto. Actuaciones destacadas, sobre todo Stephen Lang en el papel del ciego y Jane Levy acompañando muy bien. Una película muy inteligente y bien escrita que no apela a los sustos de manual sino que logra una experiencia asfixiante y tensa que te mantiene encogido en tu asiento y con el pulso acelerado hasta el último segundo de metraje.

https://www.youtube.com/watch?v=Cqk8dk2sn54