Massa vs Cristina, la carrera por ser opositor

0
168

En las elecciones legislativas del 2017, estará en juego un pastel que, por el momento, está dividido en tres partes. En esa paridad, quedar en tercer lugar en un país caracterizado por bipartidismos es igual a quedarse afuera en la carrera presidencial del 2019. En esa situación están hoy Cambiemos, el Frente Para la Victoria y el Frente Renovador. Me detendré en los últimos dos por una razón: en ambos casos, sus máximos referentes deberán competir en las legislativas en busca de apropiarse de la camiseta del “opositor”, analicemos las dos grandes figuras que pelean por ser contendientes en 2019:

Cristina Fernández de Kirchner: La lider ha manejado los tiempos políticos de manera formidable: al “esconderse” los meses posteriores a la derrota del 2015, pudo alivianar el golpe en la caída de su imagen positiva, que llegó a su nivel más bajo semanas después de dejar el poder. Desde El Calafate y a partir de sus citaciones a Comodoro Py por causas de corrupción comenzó a tejer una materia comunicacional que el kirchnerismo supo explotar: la idea de la “mística” que surge para superar la adversidad y mostrarse como una perseguida política que es la contracara de las políticas más impopulares del gobierno de Macri: despidos, tarifazo y caída del poder adquisitivo.

El apellido Kirchner tiene en la Argentina un peso importante, lo que le garantiza un colchón de votos y una estructura política con una enorme cantidad de militantes en puntos claves. El inconveniente surge a la hora de captar votantes que no simpatizan por la ex presidenta. La falta de autocrítica y aceptación de sectores diversos le ponen un límite a ese objetivo. Quedar en tercer lugar sería casi un retiro político para CFK, que también tiene otro problema: Florencio Randazzo. El ex Ministro ha generado un dilema para la ex presidenta: si decide no arriesgarse y no participar de la legislativa, Randazzo (quien ya cuenta con el respaldo de los intendentes del Grupo Esmeralda), tendría grandes chances de apropiarse del FPV.

Sergio Massa: No pone en riesgo el liderazgo de su partido en caso de no participar de la elección, pero sí sería casi un renunciamiento a la posibilidad de llegar a Casa Rosada. El objetivo que se propuso el líder del Frente Renovador luego de las últimas elecciones lo ha cumplido con creces: conservo su lugar en “la avenida del medio”, y tiene el apoyo de quienes no están en los extremos del oficialismo y la oposición gracias a “otorgar gobernabilidad”.

Massa pudo lograr el control de la Cámara de Diputados, lo que no sólo le dio visibilidad a sus proyectos, sino que además le generó serios dolores de cabeza y papelones mediáticos tanto a Cambiemos como al FPV, mientras que el acuerdo logrado con Margarita Stolbizer le da la posibilidad de mostrarse como un posible líder frentista y contenedor.

 Los problemas para el tigrense surgen  porque no posee un aparato político tan fuerte como para competirle al kirchnerismo, y a su vez no es apoyado por el peronismo, que lo coloca como una figura que deberá hacer su camino por fuera del PJ. Quedar en tercer lugar ocasionaría dos problemas para el líder del FR: quedar fuera de carrera, y perder su estructura y aliados políticos, que emigrarían hacia cualquiera de los dos partidos con futuro triunfalista en el 2019.