Reflexiones sobre Los Hombres Tortuga

0
151
Cuenta la leyenda que alrededor del mundo existen lo que los sabios llaman “Hombres Tortuga”. Claro que no tienen caparazón, y tampoco caminan en cuatro patas; no tienen la piel dura, y tampoco son silenciosos; no son animales de sangre fría ni se deslizan cerca del suelo. Pero entonces ¿Por qué se parecen esos hombres a las tortugas?

Las tortugas son animales que poseen un duro caparazón, es la parte más fuerte de su cuerpo. Ese caparazón es rugoso, lo que evidencia la sabiduría del animal; ademàs está cubierto de anillos, con lo cual se puede saber su edad; ese caparazón es rígido, y sirve como protección ante los peligros.

A pesar de las grandes cualidades que posee el caparazón, éste suele romperse muy a menudo dado que la tortuga es un animal pequeño. El verdadero poder y la auténtica magia de la tortuga no radica en la dureza de su caparazón, sino en la capacidad que tiene para regenerarlo una vez que se rompe.

Cuando la tortuga regenera su caparazón se hace más fuerte, más sabia, más humilde… La esencia de la tortuga no está en su dureza, sino en su capacidad para regenerar lo que se ha roto.

Los hombres tortuga son personas que han aprendido de los animales ancestrales. Las tortugas no les han enseñado a ser fuertes, sino a continuar regenerándose luego de haberse quebrado