River y Boca se imponen en una fecha pasada por agua

0
86
Buenos Aires: Lanús y Boca Juniors se enfrentan en el estadio Néstor Díaz Pérez de la zona Sur, en un partido correspondiente a la segunda fecha de la Superliga. Telam/Foto: Maximiliano Luna/CF/ 10/09/2017

En medio del reality show meteorológico del huracán Irma, a la provincia de Buenos Aires la azotaron tormentas durante el fin de semana. Aquí nos competen las consecuencias más banales: cómo afectó la lluvia al fútbol de primera división. ¿Cómo afectó? Canchas mojadas -de mínima-, inundadas -de máxima- y sobre todo, injugables. En esos partidos donde se impone la lucha y la capacidad de adaptación a condiciones anormales, los grandes se impusieron.

River y la sana costumbre de sufrir

Ya sin Alario en cancha, aunque aun sin debutar en Alemania porque River no le firma el divorcio, el Millonario debutó como local en el torneo con tres adversidades. Una, la mencionada, la cancha. Otra, el rival, el siempre duro Banfield de Julio Falcioni. La tercera, la propia. La falta de titulares, pensando en la Libertadores. Y todo se complicó aun más cuando en el inicio del partido el Taladro aprovechó, cuándo no, una pelota parada.

River respondió con las misma moneda. Córner corto, centro pasado de De La Cruz y llegada al gol de Pinola. El ex defensor de Central tuvo su mejor partido desde que llegó al Millo y lo ratificó en la jugada del segundo tanto: pared y asistencia para la sutil definición del Pity Martínez.

El Taladro intentó sin muchas ideas; sabe jugar en ventaja y aprovechar la desesperación del rival, pero desde abajo le cuesta. River lo manejó sin dramas y liquidó el encuentro con una avivada de Nacho Fernández; midió la salida tardía del arquero y se zambulló: penal cambiado por gol por Scocco. Victoria asegurada y a pensar en la copa.

Boca en manos de Benedetto

En Lanús, el agua conspiró para que dos equipos habituados al buen manejo del balón pudieran armar un partido entretenido. Temerosos de cometer errores, granates y xeneizes optaron por jugar a lo seguro y probar con pelotas largas, sin mucho éxito. Lo más interesante pasó en el último tramo del encuentro. Primero, dos polémicas. Cardona le clavó los tapones a Lautaro Acosta. ¿El árbitro? Amarilla por reiteración…

Un rato después, Fabra incursionó en el área rival y Román Martínez le apoyó el brazo en el hombro. El colombiano no se dejó caer y definió desacomodado. El juez no vio nada. En la definitiva, la diferencia la hicieron un error garrafal y un delantero en racha. Jara desbordó y tiró un centro pasado. Herrera calculó peor que los meteorólogos que afirmaban que Irma destruiría Miami y la bola le cayó a un solitario Pipa Benedetto, que simplemente la durmió con el pecho y le rompió el arco a Andrada.

Boca y River ganaron y se mantienen en la cima, pero no están solos. Los acompaña el Velez juvenil que, al menos en las primeras dos fechas, brilla por la frescura de sus atacantes, el Monito Vargas y el artillero Romero, el goleador del torneo con cuatro anotaciones.

San Lorenzo y Central no se sacaron diferencias

En la previa de una semana determinante para la continuidad de Diego Aguirre como entrenador, San Lorenzo visitó Rosario con un equipo alternativo. En un duelo parejo, una polémica desestabilizó el encuentro. Salazar se tiró con todo y le arrojó un planchazo al Colo Romero. ¿Era para roja, se pregunta el CM de Fox? Pues claro, casi le arranca el tobillo. En la segunda mitad, Central chocó contra sus propias carencias y el encuentro murió en la intrascendencia; el primer empate en cero de la Superliga.

Racing recupero la memora frente a Temperley

Tras quedar eliminado sorpresivamente de la Copa Argentina, Racing tuvo la actuación destacada de la fecha. En el Cilindro, se aprovechó de Temperley y lo goleó con el debut en la red de Triverio e Ibargüen. Aplauso, medalla y beso, además, para el gol de tiro libre del Chino Vittor.

La perlita de la fecha: El gol de talleres

El gol absurdo de la fecha se da por la circunstancia más que por la factura. Talleres perdía con Godoy Cruz, pero jugaba desde el primer tiempo con un jugador más. Lo empató cerca del final y fue por el triunfo. El Tomba, en modo jaula del pájaro, aguantaba sin arriesgar. Última jugada del partido, despeje a cualquier lado… Y la defensa de Talleres se atolondra y regala los tres puntos.

Mojó Benedetto. También Agüero. Icardi de Penal. Dybala entró y convirtió. Messi hizo tres y se llevó otra pelota a casa. Y hasta Higuaín gritó. El problema evidentemente está en la camiseta. O quizás en la cancha y en la gente. Contra Perú habrá que ayudar.