Las 4 claves de Bauza contra Uruguay

0
311

El jueves se dio inicio a una nueva era en la Selección nacional. Esta vez, el comandante de las ilusiones argentinas de cara a la Copa del Mundo de Rusia 2018 es Edgardo Bauza y su debut como DT albiceleste fue el más complicado de los últimos tiempos. Argentina debió recibir ni más ni menos que a Uruguay, un equipo que siempre complica; y por los puntos, sabiendo que con la derrota de Ecuador, una victoria lo catapultaría al primer puesto de las eliminatorias.

El objetivo se logró en un partido “chivo”, como decimos en el barrio. Fue 1-0 con gol del gran Lio Messi en su “regreso” –que, por suerte nunca fue ausencia- en un partido que se complicó con la expulsión de Paulo Dybala antes de finalizar la primera etapa. Como ya se ha hablado suficiente de lo transcurrido en el partido y la idea no es armar una crónica, en este espacio destacaremos las 4 claves principales que tuvo el equipo del Patón para poder imponerse en el clásico rioplatense.

La disciplina táctica

14182418_10153990245422153_399232031_n

Por cómo se dio el partido, vamos a tener que partir esta parte en dos, ya que la expulsión antes de terminar el primer tiempo modificó radicalmente el plan inicial. Antes de la expulsión, el equipo fue muy similar tácticamente al que jugaba en la era Sabella. Se podría decir que Argentina formó con un 4-2-3-1 donde la principal novedad era la inclusión de Dybala en el primer equipo arrancando detrás del 9 –en esta etapa, le llegó la chance a Lucas Pratto de poder ser el centrodelantero de la Selección- en el lugar que originalmente hubiese ocupado Agüero. La inclusión del delantero de Juventus le permitió al equipo una rotación constante y molesta para el rival entre su posición y la de Messi para poder despistar las marcas y correr las referencias fijas que todo esquema permite. A su vez, las constantes subidas de Emanuel Más por el costado izquierdo disimularon un partido opaco de Ángel Di María.

El segundo tiempo fue otro cantar. Ya con un hombre menos, Argentina decidió cerrar líneas y pararse con dos líneas de 4 –nobleza obliga, otro gran partido de Ramiro Funes Mori en la zaga central-, pasando Pratto –y Alario cuando lo reemplazó-  a tener que jugar de volantes por derecha, y solo Messi por delante de ellos. Con estos movimientos tácticos terminaron de anular a un conjunto uruguayo al que ya le costaba generar juego asociado, más allá de alguna arremetida individual de Luis Suárez.

El doble 5

14193605_10153990245417153_2074406421_n

Casi un inciso segundo del párrafo anterior.  La actuación de Mascherano y Biglia como sociedad fue descomunal, comparable ­–en cuanto a nivel, no en cuanto a rival ni circunstancias-al de la final del mundo en Brasil 2014. Con la llegada de Martino, esta sociedad modificó su forma de jugar ­–a mi criterio, para mejor- y en el partido del jueves dejaron entrever varios movimientos muy aceitados que son un tanto difíciles de ilustrar sin un video, pero haré el mejor de mis intentos para ponerlo en palabras.

Durante la era Sabella, Mascherano era quien se metía más a jugar entre los centrales para liberar la salida de los laterales que compensaban la falta de un volante externo delante de ellos. Por su parte, Biglia quedaba en la posición central siendo el jugador de pase de ese mediocampo. Desde la llegada de Martino, es el jugador de Lazio quien se mete más entre los centrales para dar ese primer pase y liberar a Masche para que vaya a presionar lejos de la mitad de la cancha la salida de los rivales. Esta acción provocó durante la Copa América pasada varias situaciones de peligro en favor del seleccionado local, y si bien no ocurrió en el partido del jueves que esta presión genere oportunidades de gol, colaboró para complicar aún más a las pocas ideas con las que fueron los charrúas a disputar el partido en Mendoza.

La paciencia

14233776_10153990245427153_1473331727_o

El título sintetiza todo. Argentina trabajó arduamente para poder sumar de a tres en la noche del jueves. Uruguay se presentó con sus armas habituales: la garra, el mediocampo combativo y sus dos delanteros de elite que pueden generar desequilibro individual en cualquier jugada. Sin embargo, el equipo del Patón nunca se desesperó, confió en el juego que había elegido, desniveló el marcador a su favor y, ya con 10 jugadores, le cerró correctamente los caminos a un conjunto uruguayo que está evidenciando el trajín de varios años de jugar con los mismos nombres y que su recambio se está haciendo esperar. Por suerte, nada de esto permitió que el equipo subestimara a un rival de semejante envergadura y jugara un partido correcto para cumplir con el objetivo de los tres puntos.

El partido de Messi

14182666_10153990245407153_1762553262_n

Figura indiscutida dela cancha. A aquellos ignorantes futbolísticos que alguna vez se animaron descaradamente a tildar al mejor jugador del mundo de “pecho frío” o pusieron en duda su capacidad de liderazgo, el jueves tuvieron una gran muestra de lo poco que entienden de este deporte. Con la pelota en los pies, Messi realizó una muestra más de lo diferente que es del resto ­-al final de la nota encontrarán el caño que le tiró a Corujo como yapa- y cómo sabe manejar los tiempos de un partido en el que el trámite se complicó para que el resultado nunca estuviera en riesgo, además de haber marcado el único gol del partido y de liderar todas las acciones argentinas.

Sin la pelota, se le plantó al árbitro en las determinaciones que iba tomando, discutió con los rivales, contuvo a Dybala tras la expulsión, le marcó el camino con la pelota y la palabra a sus compañeros, y hasta se dio el lujo de ir a buscar a Godín para devolverle una de las tantas patadas que habrá recibido a lo largo de su carrera. Si bien soy de los que prefiere ver a Messi siendo líder con la pelota en los pies y no tanto entrando en situaciones de roce, celebro  ver esta versión del mejor del mundo dentro de la cancha silenciando las voces de algunos de los argentontos que se dedican a discutir lo indiscutible en lugar de disfrutar de ver a un tipo que, probablemente, en 20 años lo defiendan hasta el hartazgo y digan que es mejor que el jugador estrella de turno que, esperemos, tenga nuestra selección.

El caño de Messi a Corujo: http://goo.gl/v85jsJ