La Superliga, dos lideres: Boca y San Lorenzo

0
61

La cumbre de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que se realizará entre el 10 y 14 de diciembre en Buenos Aires quizás no derive en grandes ganancias para el pueblo argentino -salvo para los hoteleros-, pero al menos le regaló algo de emoción al final de año en el fútbol argentino. La reprogramación de algunos partidos de la fecha 12 por motivos de seguridad hizo que San Lorenzo adelantara uno de sus cotejos y pudiera sumar los puntos necesarios para treparse, junto a Boca, a la cima de la tabla. Inesperado.

San Lorenzo no juega bien, pero gana

El fin de semana no podría haber salido más redondo para el Pampa Biaggio. El sábado se confirmó que Jorge Almirón, el anhelo del presidente Lammens, había aceptado ser el nuevo entrenador del Las Palmas español. El domingo, con un nuevo triunfo del Ciclón, decretó que el ex goleador casi con seguridad será el técnico azulgrana en el reinicio del torneo.

¿Es por el juego del equipo? Claramente no. Lo explican los resultados, las victorias. En visita a Tigre, la pasó mal como entresemana de local frente a Atlético Tucumán. El Matador llegaba una y otra vez contra el arco de Navarro, aunque San Lorenzo pudo haberse puesto en ventaja con un gol mal anulado de Gudiño.

Pese al error arbitral, San Lorenzo encontró el gol en una pelota parada bien ejecutada por Belluschi y concretada por Paulo Díaz en estilo Karate Kid. Pero el equipo de Caruso lo empató de la mano de Janson en el cierre del primer tiempo. Ya en el inicio de la segunda mitad, Cerutti cerró la seguidilla de goles con otro remate karateka.

El Chino Luna cometió un penal por empujón, pero Echenique no lo advirtió. El Ciclón se limitó a resistir los embates del local con su arquero como figura. Navarro tuvo dos atajadas espectaculares, primero contra Caire en un gran tiro libre y después contra Luna en un córner. En el final, la gran polémica. ¿Era penal de Angeleri? Pues sí. Pero el árbitro tampoco lo consideró y así San Lorenzo se trepó a la punta.

Boca sufrió pero sigue como líder

Con las ausencias prolongadas de Gago y Benedetto y temporales de Pablo Pérez y Goltz, Boca se presentó como local ante Arsenal con la obligación de ganar para mantener la cima. Frente a uno de los equipos más flojos del torneo, el conjunto de Guillermo jugó un partido discreto, casi a media máquina. Sin generar muchas situaciones, le alcanzó un gran centro de Cardona para la definición de Vadalá y así irse al vestuario en ventaja.

A medida que los minutos transcurrían y Boca no lo liquidaba, Arsenal se iba animando. Con poco, es cierto. Algunos remates terminaron en Casa Amarilla. Pero Rolón llegó mano a mano contra Rossi y pudo marcar el empate. Los de Sarandí abusaron de la pierna fuerte a lo largo del encuentro, pero Germán Ferreyra se pasó de rosca y jugó a que el suelo era lava con los pies de Fabra. Afuera.

La tensión de la ventaja mínima y algunos desacoples defensivos del Xeneize le dieron algo de intriga al partido. Boca sufrió un poco, pero con un jugador más liquidó las acciones de la mano de Cardona, la figura del cotejo. Así, los de Guillermo se aseguran terminar el año como punteros y podrán hacerlo en soledad si suman la próxima semana en cancha de Quilmes contra Estudiantes.

River necesita vacaciones

Las esquirlas de la eliminación en la Libertadores no dejan de aparecer para River. Ahora su victimario fue Gimnasia en La Plata. Tras una primera mitad interesante con situaciones de peligro para ambos, el Lobo aprovechó una inocentada de Casco para sacar una contra feroz. Dibble condujo y remató y Colazo capturó el rebote de Bologna para marcar la ventaja.

Los errores insólitos de la defensa millonaria continuaron. Ponzio sacó un lateral apurado y mal, Dibble robó el balón y corrió 30 metros solo, pero Bologna evitó que liquidara el partido. La atajada valió un gol. Pocos minutos después, Nacho Scocco convirtió el empate con un golazo de tiro libre.

El partido parecía entonces morirse en un empate que no le convenía a ninguno. Pero en el último minuto, los volantes de River dejaron solo a Brahian Aleman. El mediocampista tripero, destacado por su soberbia pegada, vio el convite y ajustició a Bologna con un zurdazo fenomenal para sumir al Millo en caída libre. Queda la final de la Copa Argentina, a esta altura solo un respiro para terminar el año con una leve sonrisa y resetear la mente para 2018.

Racing rescató un empate en Rosario y se acomoda en la Superliga

Ya sin Cocca como entrenador, víctima de la derrota en el clásico, la Academia visitó a Newells y entre ambos configuraron un partido con emociones. La dupla de oro, Lautaro Martínez y Licha López, marcó para Racing, en tanto que Leal y Brian Sarmiento convirtieron para la Lepra, que se prepara para el clásico contra Central.

Gol de media cancha

El golazo de la fecha en la Superliga, lo marcó Juan Ignacio Sánchez Sotelo. El delantero de Temperley no dudó y aprovechó el adelantamiento del arquero de Argentinos para lanzar un soberbio disparo de primera desde el centro del campo. Fue empate entre el Celeste y el Bicho.

Sampaoli se ha tomado todo el vino

El viernes se realizó el sorteo del mundial y Argentina cayó en el grupo D con Islandia, Croacia y Nigeria. La zona aparenta ser de dificultad media: sin cucos ni triunfos accesibles y con rivales disímiles; el orden defensivo de Islandia, la calidad individual de Croacia y el vértigo ofensivo de Nigeria. Ni muy muy, ni tan tan. Ni el grupo de la muerte, ni la clasificación asegurada. El que no la pasó bien fue Sampaoli. Primero le pegó Maradona durante la ceremonia. “Argentina no puede jugar tan mal”, lanzó. Un amigo el Diego. Después el técnico del Bayern Munich contestó a los dichos del entrenador argentinos sobre el campeón del mundo (“no me gusta como juega Alemania”) e infirió que estaba con los valores etílicos elevados. ¿O será cosa del traductor? Vaya uno a saberlo.

Dejar comentario