Jovenes extraordinarios: El caso de Maria Julia Olivan

0
144

Mujer de carácter, periodista destacada, comprometida, profesional, apasionada, políticamente incorrecta, frontal y directa, María Julia Olivan es una de las grandes periodistas del momento, capaz de discutir cualquier tema con gran conocimiento y destreza. Esta joven extraordinaria funciona como una suerte de espejo para aquellos comunicadores, compartiendo experiencias, ideas y proyectos con titanes de los medios tales como: Reynaldo Sietecase, Adolfo Castello o Juan Castro, hoy en día comparte pantalla con Santiago del Moro en Intratables y con Luis Majul en La Cornisa y dirige su propio sitio periodístico (www.mariajuliaolivan.com.ar). Sin más preámbulos, con ustedes una nueva joven extraordinaria: María Julia Olivan.

  • Periodista: Para empezar a entender quien sos, ¿Cómo nació la vocación del periodismo?
  • Maria Julia Olivan: La idea me apareció de chica, como a los 14 o 15 años. Yo estaba muy preocupada por qué iba a ser cuando sea grande, porque siempre fui de tomarme las cosas a pecho. Dudaba si elegir Psicología,  pensé en optar por una carrera que me permitiera entrar y salir de muchos lados y no aburrirme con nada. Y como también estaba acostumbrada a que mi papá me hiciera hablar con mucha gente extraña o del barrio y a curiosear sobre sus vidas, lo primero que se me ocurrió que me podía ayudar a entrar y salir de distintos mundos era el periodismo. Entonces después, a los 16 años, mi papá me regaló un grabador, que pesaba como un kilo, y empecé a colaborar en un canal de cable de Monte Grande. La primera nota que hice ahí fue a Alfonsín, que en ese momento estaba en campaña.
  • P: ¿Hasta el momento cual fue el punto más alto en tu carrera?
  • M.J: Cuando conduje “La Liga” de España. Estuve ocho meses viviendo en Madrid. Y estaba en ese mismo año en “La Liga” Argentina, así que grababa en un lado y en el otro. Ese fue un año muy intenso, muy lindo. Un upgrade, como le digo yo. Conducir en un canal de aire, que te hagan una nota en España, era algo muy bueno. Ese fue un punto.
  • P: ¿Mejor y peor equipo de trabajo?
  • M.J: Uno de los mejores grupos de trabajo sinceramente lo tuve en Veintiuno. Cuando empezó la revista Veintiuno había mucha gente de la que aprender, así que ahí era como un lindo espacio. Más allá de que el clima a veces era un tanto hostil hacia los nuevos, la verdad que eso fue como un momento de gloria. Ahí estaban Marcelo Zlotogwiazda, Ernesto Tenenbaum, Eduardo Blaustein, Miguel Russo, Reynaldo Sietecase, Martín Caparrós, entre otros. Ese fue un muy buen grupo de trabajo, ahora en Infobae también me llevo muy bien con todos. Elegir el peor grupo es difícil, pero creo que fue “678” ahí no la pasé bien con el grupo de trabajo porque como pensábamos que el enfoque era diferente ya había un poco de hostilidad por eso. Pero cada lugar donde trabajé tuvo momentos buenos y momentos malísimos, no es algo uniforme.
  • P: ¿Cómo ves al periodismo argentino en este momento?
  • M.J: Digo que la mayoría de los periodistas hacemos lo que hicimos siempre. Hay una pelea que no es la del periodista que sale todos los días a buscar la noticia a la calle, muchos sí creen que es de ellos entonces se meten en esa pelea. Me parece que hacía falta la discusión que se dio sobre a quiénes respondíamos los medios de comunicación, me parece muy importante que se haya dado eso. Pero creo que ya está, que los periodistas tenemos que salir de la marquesina y poner a la realidad en la tapa de los diarios. Está la realidad en la tapa de los diarios según cada mirada, pero me parece que hay que poner a las historias en la marquesina y no tanto lo que dice uno o lo que dice el otro.
  • P: ¿se siente la carga de ser una figura pública?
  • M.J: Sí, porque estás más expuesto, siempre te está mirando alguien que te conoció y todo eso. Es lindo, por supuesto, porque es lo que uno siempre soñó. Pero también es agotador, porque tenés que estar hablando constantemente con gente y capaz estás chinchuda o triste.
  • P: Tenes un blog de periodismo independiente (NdR: www.mariajuliaolivan.com.ar) ¿Cómo nació ese proyecto?
  • M.J: Porque no encontraba trabajo por ningún lado, fue como un manotazo de ahogado me puse a escribir y eso me fue curando. Yo en ese momento tenía un trabajo en una radio pero quería tener más trabajos, porque tenía tiempo libre. Entonces, cuando me postulé a un trabajo y no quede me dio mucha bronca. Fui a hablar con mi jefe para pedirle sino me ayudaba a producir algo y tampoco me dio bola. Agarré toda esa bronca e hice un blog, me puse a escribir y me hizo muy feliz. Después logré que ese blog tenga sponsors, que trabaje gente y que me pueda dar el lujo de pagarles al día, porque yo pago más de lo que pagan los medios gráficos y en el día. La verdad comenzó así y terminó siendo el lugar del que más orgullosa me siento de haber hecho, es algo que no tiene límites. Está buenísimo.
  • P: Para ir finalizando, ¿Consejos para aquellos estudiantes que están por recibirse?
  • M.J: Dos o tres. Mi frase de cabecera es que el trabajo es invencible. O sea, que no hay ninguna excusa que te impida trabajar. El otro consejo es que nunca te canses de golpear puertas. Y el último es que si pensás que hay que tener un contacto para llegar a un medio, dedícate a otra cosa. Todos los periodistas importantes no tenían un contacto, no son los hijos de nadie. Por eso creo que ese planteo es muy perdedor y absurdo.