Hillary Vs Trump: Round 3, la victoria de Hillary

0
194

Faltan sólo veinte días para las elecciones que definirán quien será el Presidente de Estados Unidos y el último debate que prometía convertirse en definitorio, no tuvo demasiadas estridencias y se basó en contenidos más técnicos. Los dos candidatos fueron repetitivos en cuanto a los tópicos que desarrollaron durante el resto de la campaña, sin aportar demasiadas novedades.

Hillary Clinton, se mostró progresista pero también apuntó a los republicanos desencantados con Trump al plantear que mantendrá la Segunda Enmienda de la Constitución que permite la libre portación de armas, aunque promoverá su regulación por ley. Además tuvo audacia en consolidar el favor de las minorías que fueron atacadas por su contendiente como las mujeres, los negros y los latinos, que se inclinan por abrumadora mayoría a votar por la candidata demócrata.

Clinton calificó a Trump como una amenaza para el país, un factor de división y lo cierto es que el republicano no hizo mucho por contrarrestar esta acusación, le dijo a su contendiente que era “una mujer asquerosa”, cuando estaba planteando una suba de impuestos a los más ricos y tuvo un trato bastante despectivo para con la ex Secretaria de Estado durante todo el debate.

Nadie pudo contener la risa cuando dijo que nadie respeta a las mujeres más que él, cuando se lo acusó de misógino. Quizás lo más acertado del discurso de Trump fue la vinculación de Clinton con la política económica de Barack Obama, que permitió un crecimiento modesto de la economía a partir de la brutal crisis financiera del año 2008.

Trump está teniendo bastantes problemas para hacerse de los votos de los independientes y se quedó únicamente con el bastión más conservador que está en el interior del país, donde el Partido Republicano prevalece hace décadas. El magnate no tuvo mejor idea que cuestionar el sistema electoral y denunciar que sería víctima de un fraude en las elecciones. Lógicamente, ese fraude no se daría si fuera él el que ganara las elecciones, como admitió en un acto en Ohio, pocas horas antes de concurrir al debate en la Universidad de Nevada. Esta es una estrategia que por estos lares conocemos muy bien, pero que sin embargo no fue muy bien recibida principalmente por el aparato del Partido Republicano, que se aleja cada vez más del indescriptible candidato.

La política exterior del País del norte fue un tema central del encuentro pero se limitó a la actuación de Estados Unidos en lugares en conflicto como Siria y la relación con Rusia, pero la relación con América Latina sobrevoló poco en el discurso de los candidatos, más allá de la propuesta “trumpista” de construir un Muro en la frontera con México.

Hillary Clinton se mostró mucho más sólida en este último debate, lo que le permitirá consolidar su posición en las encuestas, en las que ya lleva más de cinco puntos de distancia a Trump. Algo inédito en la política norteamericana, que siempre se caracterizó por una lucha cabeza a cabeza entre los dos candidatos de los dos partidos que hegemonizan la política norteamericana desde hace casi dos siglos.