Hillary vs trump: Round 2, The Trump Revenge

0
242

“Me siento atraído por las mujeres guapas automáticamente y empiezo a besarlas. Ni siquiera espero. Y cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Agarrarlas de la vagina. Lo que sea”

Un video divulgado por el Washington Post muestra a Donald Trump diciendo esto ante un grupo de gente. Parecía que iba a sepultar su campaña, varios dirigentes del Partido Republicano le quitaron su apoyo y hasta le pidieron que renunciara a su candidatura. Fue objeto de fuertes críticas por parte de todo el arco político.

Sin embargo, el debate realizado ayer en San Luis, Missouri, contra todos los pronósticos, logró modificar el rumbo de la maltrecha campaña del republicano. Trump mantuvo una templanza que le permitió sortear con facilidad los ataques de Hillary Clinton. El formato del debate constaba en preguntas que realizaban electores indecisos elegidos al azar y los candidatos podían moverse a través del estudio. El candidato republicano se mostró mucho más suelto en este formato mientras que Clinton tuvo más dificultades y se la vio más insegura y nerviosa.

La alocución de la demócrata comenzó como no podía ser de otra manera hablando del desafortunado comentario sobre las mujeres que vertió el empresario. Pero Trump, rápido de reflejos, cambió rápidamente el rumbo del debate cuando habló de las aventuras amorosas del ex presidente Bill Clinton y hasta acusó al “candidato” a Primer Caballero de haber violado a una niña de doce años durante su paso por la Casa Blanca.

A partir de allí el discurso de la ex senadora se desdibujó y estuvo todo el tiempo dirigido a defenderse de los ataques del candidato republicano, que comenzó a criticar su actuación como secretaria de Estado y la culpó del crecimiento de ISIS. Desde su habitual retórica conservadora, Trump se mostró contrario a políticas clave del gobierno de Barack Obama como el programa de salud para los sectores de menores recursos como el Obamacare, que Clinton no supo defender adecuadamente.

El empresario se mostró como un candidato que no tiene que ver con la política tradicional y el único que está en condiciones de restaurar “la ley y el orden” en los Estados Unidos. Sin sus habituales declaraciones xenófobas, habló de cuidar las fronteras del país, de terminar con la violencia en las ciudades y de respetar la Segunda Enmienda a la Constitución que permite la libre tenencia de armas de fuego.

El cambio discurso discriminatorio de Trump dejó a la ex primera dama sin la capacidad de explotar su principal ventaja en esta campaña, que es ganarse el favor de las minorías como los latinos, los musulmanes, los afroamericanos, entre otros.

Finalmente podemos decir entonces, contrariamente a lo que expresamos en la anterior oportunidad, que este segundo debate concluyó con victoria de Donald Trump sobre Hillary Clinton. Quedará una última chance para definir quién será el ganador definitivo de esta contienda dialéctica televisada, definitiva para definir el ganador de las elecciones que definirán quien será Presidente de la primera potencia mundial por los próximos cuatro años.