Hillary perdida en su laberinto

0
318
Hillary pone en riesgo sus propias chances de victoria

La campaña de Hillary Clinton está atravesando serios problemas en su último tramo. La candidata demócrata está quedando desdibujada ante la atención que conlleva el extravagante Donald Trump. El candidato republicano acapara todas las portadas con un discurso ultranacionalista, pero de todas maneras efectivo para el votante medio norteamericano.

La distancia de diez puntos a favor de la ex secretaria de Estado respecto al magnate inmobiliario se ha convertido casi en un empate técnico de acuerdo con las últimas encuestas. Los denominados “swing states”, aquellos en los que se cambia el voto comienzan a volcarse a favor de Trump y dificultan a Clinton conseguir la mayoría en el Colegio Electoral que la consagraría como la primera Presidenta de la historia norteamericana.

Los números desfavorables llevan a la ex primera dama a desarrollar su campaña tratando de generar miedo a las propuestas del magnate, que más allá de que pueda ser genuino, desvanece un poco el desarrollo de la campaña, quitando el elemento positivo que todo candidato debe tener. Los frecuentes problemas de salud de la candidata, el hecho de que se haya desmayado en el acto conmemorativo de los atentados del 11 de Septiembre en Nueva York, hacen dudar sobre la capacidad de Hillary para hacer frente al estrés de la Casa Blanca.

El programa del Partido Demócrata para las elecciones del 8 de noviembre es bastante progresista para los estándares políticos de Estados Unidos. Pero algo similar sucedió hace ya ocho años con la campaña de Barack Obama, que poco pudo cumplir con aquella propuesta de cambio que lo llevo a la Casa Blanca después de las dos administraciones del indescriptible George W. Bush. Es por ello que sectores obreros y de clase media optan por Trump, ya que ven en su discurso anti establishment una salida a la crisis que el país del norte vive hace ya casi una década.

Una idea central de la plataforma de la ex senadora es el acercamiento con el electorado latino, que representa ya 20 % de los votantes. Clinton quiere reformar la legislación relativa a migraciones para otorgar mayores facilidades a los latinos. Uno de los puntos centrales de la campaña de Hillary está en brindar parte de los discursos en español y tener cuentas paralelas en las redes sociales con la traducción de sus contenidos al castellano.

La última esperanza de la candidata demócrata es quedarse con el favor de los votantes de las diferentes minorías y de los votantes republicanos espantados por el discurso ultra conservador de Donald Trump. Pero la victoria ya no es tan segura como al principio de la campaña y cada vez se ve más difícil que una mujer pueda llegar por primera vez al Despacho Oval.