Goleadas codificadas y se vienen los clasicos

0
92

Y un día, los goles volvieron a estar secuestrados. Salvo el menos de un millón de abonados al pack premium y los incontables que transgreden la ley vía Internet, la mayoría de los argentinos dej(amos)ó de ver fútbol criollo. ¿Nos perdemos de mucho? Algunas goleadas inesperadas y el mismo puntero de siempre.

River y Lanús: goleadas sin consecuencias

El Millo y el Grana están en otra. El martes definirán en La Fortaleza el primer finalista de la Copa Libertadores, luego del triunfo por la mínima del equipo de Gallardo en la ida. No es extraño entonces que ambos hayan guardado titulares pensando en la Copa, pero sí es curioso que las dos escuadras hayan caído de forma abultada: cuatro pepas para cada una.

Lanús se topó con el efectivo Huracán de Wanchope Ábila en modo asesino. River, con tres debutantes -entre ellos el hijo del entrenador-, se enfrentó en Córdoba al buen Talleres de Kudelka. Los dos se vieron superados en el juego, pero sobre todo en el marcador. Los dos, sin embargo, dejaron la frustración a los dos segundos de terminados los partidos. La verdad está el martes.

Boca gana, gusta, golea y estira ventajas en la punta

El mejor inicio de un torneo de Boca en la historia continúa agregando hitos: ya son siete los triunfos consecutivos. Sin despeinarse, ahora el turno de padecer al campeón fue del alicaído Belgrano, con DT de estreno -Lavallén-. Tan confiado y aplomado está Boca que en esta seguidilla ni necesita jugar bien para ganar. Combinaciones clásicas con Pavón como asistidor, esenciales para abrir y estirar la ventaja.

Con el entrenador de la selección en el palco, llegó el momento del goleador. Benedetto aprovechó cesiones de Pavón y Espinoza para sellar la goleada; aunque el segundo fue en complicidad con un defensor y el árbitro lo dio en contra. El mismo árbitro le dio también el primer gol a Pavón que solo tiró el centro. O eso parece. ¿Quién sabe? Lo cierto es que Boca aumenta su cosecha, saca ventajas con el resto -seis puntos al escolta- y se prepara para el primer gran desafío de la temporada -y el único que le queda en el año-: el clásico del domingo. Antes, a prender la tele el martes…

Racing no encuentra el rumbo

La Academia no tiene juego, no tiene gol, sufre en defensa y ya ni siquiera liga. ¿A qué se aferra entonces el Racing de Cocca? Sería algo similar a lo del River de Gallardo, aunque en otra medida; esa suerte de fibra competitiva que le permite luchar instancias como los cuartos de la Sudamericana, objetivo de primera categoría. La Superliga queda cada vez más lejos; tras la derrota en Tucumán, Racing está 20º, a 13 unidades de la punta.

San Lorenzo, en velocidad crucero

El Ciclón sigue en esa transición extraña con un técnico interino que recuperó algo del juego del equipo y suma triunfos, pero cuyo destino parece tener fecha de vencimiento en diciembre a la espera de Jorge Almirón. Como sea, el team Biaggio sigue sumando porotos a la causa. Contra un Temperley generoso y con errores imperdonables. San Lorenzo encontró otro silencioso triunfo que lo pone segundo en la tabla.

Independiente, entre barras y copas

Semana rara para el Rojo. Arrancó con el apriete de Bebote Álvarez a Ariel Holan. Siguió con la paliza en Paraguay para poner pie y medio en semis de la Sudamericana. Continuó con detención del líder de la barra, entre audios poco claros, dudas de la dirigencia y allanamientos elocuentes. Y terminó este domingo con un empate absurdo: mil chances generó Independiente y chocó una y otra vez contra su pecado mayor: la ineficacia. Al final, pudo rescatar un puntito en casa ante Patronato gracias a una ayudita del concejal Bértoli.

Gimnasia, la goleada inesperada

El dato innecesario, incomprobable e irrelevante de la fecha es que por primera vez se dan cuatro goleadas por cuatro a cero en una misma jornada. ¿Y? Lo curioso en todo caso es que no solo haya colaborado a esa proeza el puntero, o dos equipos suplentes, sino el peculiar Gimnasia de Mariano Soso; alabado por la prensa por su propuesta ofensiva y su discurso florido pero con poco oficio en la cancha, tuvo su tarde de gloria. Aplastó al siempre irregular Vélez de los pibes y puso segunda en la Superliga.

Dejar comentario