Estafas en el sistema de jubilaciones

0
113

Aunque no tuvo un gran revuelo en Argentina. Nuestros vecinos chilenos han estado marchando para generar un cambio drástico en el sistema de pensiones y jubilaciones de su país. Nuevamente se da la discusión entre sistemas privados y públicos de retiro.

Recordamos que tanto como en Chile o Perú los fondos de jubilaciones se encuentran en manos de sus ciudadanos que delegan su capital a AFJPs. Estas marchas reavivan el dilema entre políticos y ciudadanos que, deben tomar decisiones.

Vamos a las principales cualidades entre ambos sistemas:

Sistema público:

  • Los aportes van a parar a un fondo común manejado por el estado.
  • Se debe aportar una cantidad mínima de años. (30 años en Argentina)
  • El monto resultante depende de los últimos años de aporte.

En teoría, el Estado es el encargado de velar por la seguridad de los fondos de la población. Para ello dispone de autonomía en las decisiones para el mantenimiento del valor en el tiempo. Lamentablemente, en la práctica los fondos de pensiones se encuentran sujetos a la arbitrariedad del gobierno.

Se utilizan los fondos para proyectos que presentan poca o nula rentabilidad como los planes de viviendas del estado o el financiamiento de corto plazo del mismo estado.

Para aquellos que trabajan en relación de dependencia ¿Alguna vez se pusieron a pensar que proporción de su sueldo pagan al estado constantemente todos los meses?

Básicamente podrías tener un 14,3% más todos los meses. Por ejemplo, con un sueldo de $20.000 corresponderían unos $2860 pesos adicionales todos los meses que podrías destinar a consumo o ademas para armar tu propio fondo de jubilaciones.

Si esta suma, de $2860, la reinvertimos todos los meses periódicamente a una tasa real promedio anual del 3% a lo largo de 40 años obtendríamos $19.282.684 pesos. Prácticamente 12 casas.

Cabe destacar que este resultado se encuentra ajustado por inflación. Con este dinero podríamos vivir más que bien nuestra vejez. Está claro que a través de la vida siempre surgen imprevistos  que nos pueden impedir guardar dicha suma.

De todas maneras, tener noción del enorme robo que es para los contribuyentes el sistema de pensiones público es de utilidad para comprender donde estamos parados como sociedad.

El Estado actual saca del bolsillo de los contribuyentes en promedio 12 casas y deuelven una pensión que, representa 1 casa.

Sistema privado:

  • Los aportes van a parar a un fondo individual.
  • No se debe aportar una cantidad mínima de años. El monto resultante depende de uno mismo.
  • Se delega el mantenimiento a un órgano privado. (AFJP)

Nuevamente. La teoría nos dice que nuestros fondos se encuentran administrados por profesionales en capitalización, que velan por la seguridad de nuestro capital. Sin embargo, en la práctica estos sistemas han sido abusivos.

En Argentina el sistema de AFJP estuvo presente entre los años 1993 y 2008, cuando CFK volvió a estatizar los fondos de pensiones. Los abusos se dieron mayormente en términos de negligencia por parte de los órganos privados.

Se utilizaron fondos de los contribuyentes para satisfacer necesidades de los empleados o dueños de la AFJP. Ademas se cobraban grandes sumas por la administración de los capitales. Esto se le sumaba a la poca experiencia y educación en finanzas de una enorme parte de las administradoras.

Este cóctel de mediocridad, negligencia y abuso solo tuvo un destino: el fracaso. Gran parte de los pensionados se dio cuenta de que perdió una enorme cantidad de valor en el tiempo.

El 2001 fue un enorme derrape en la rentabilidad de las administradoras privadas que utilizaban instrumentos como el plazo fijo para brindar rendimiento a sus clientes. Una porción de ese valor fue completamente destruida y jamas recuperada.

La conclusión es clara. La mejor opción seria que el ciudadano pueda controlar hacia donde van sus fondos de pensión. Siempre y cuando estuviese lo suficientemente educado para hacerlo sin riesgos de perder la plata.