El exótico fútbol argentino

0
402

Repasamos los casos de los jugadores extranjeros, que vienen desde destinos exóticas en el fútbol argentino, un fenómeno que lejos de extinguirse, que se repite y mantiene vigente

En plena fiebre olímpica y silbando bajito tras los grandes escándalos a los que nos tuvieron acostumbrados en los últimos tiempos, los clubes de primera división continúan su preparación de cara al torneo local -que no sabemos bien ni cómo se llama, ni cuándo empieza, ni quién lo financia-. Hasta el momento, ninguno de los clubes ha roto el mercado con la incorporación de algún nombre rutilante. Sin embargo, Defensa y Justicia llamó la atención de todos al probar al defensor que, de ser contratado, tendrá a maltraer a todos los relatores de nuestro fútbol: Mario Brkljaca, de 31 años, es croata y llegó a Varela proveniente de un club de la Segunda División de Eslovenia. “Marito” puede jugar de central o de 5, y tuvo como pasos más exitosos en su carrera el haber vestido la camiseta del Cagliari italiano y su selección en sus versiones juveniles.

Mario Brkljaca, un croata suelto en Varela
Mario Brkljaca, un croata suelto en Varela

Unos días más tarde, el recientemente ascendido Talleres de Córdoba, probó a tres jóvenes nigerianos que integran las selecciones juveniles y olímpicas del país africano. Ellos son Tonbar, puntero derecho; Okiki Afolabi, clásico nueve de área; y Oparaugo, quien puede moverse por todo el frente de ataque.

Los exóticos refuerzos de la T cordobosa
Los exóticos refuerzos de la T cordobosa

Si bien esto puede sonar novedoso en nuestro fútbol, resulta ser que es una vieja costumbre muy utilizada entre la década del 90’ y principios del 2000 que puede llegar a reaparecer. Como ya es habitual, este espacio podrá servir para hacer un poco de memoria y recordar los casos más exitosos y los “fracasos” más rutilantes de aquellos personajes que, con solo llegar al club de nuestros amores, nos sacan una sonrisa con solo saber de dónde vienen:

Alphonse Tchami, el camerunés que triunfó por La Boca:

Tchami fue uno de los mejores refuerzos exóticos en la historia argentina
Tchami fue uno de los mejores refuerzos exóticos en la historia argentina

Un pionero en nuestro fútbol. El mejor africano que tuvo nuestro fútbol, sin lugar a dudas, y probablemente el mejor extranjero que no fuera americano que pisó la Argentina. Alphonse llegó a nuestro país en 1995 y defendió por dos años la camiseta de Boca. Era centrodelantero, rápido y potente, aunque algo torpe -como buen africano-. Jugó 50 partidos en el Xeneize y convirtió 11 tantos, el más recordado fue aquel que le convirtiera a River en el Monumental para ganar por 4-2 aquel recordado Superclásico de los tres goles de Canniggia.

Gol de Tchami a River: https://goo.gl/ODXXGy

Paulo Wanchope, un ‘Tico’ bien Canalla:

Wanchope cambio buenas y malas durante su estadia en Argentina
Wanchope cambio buenas y malas durante su estadia en Argentina

Ya había pasado el mundial de Alemania 2006, el cual había contado con la participación del seleccionado de Costa Rica. Si bien el equipo no superó la primera rueda, hubo un jugador que logró captar la atención del mundo por convertirle dos goles a los locales en el partido inaugural. Ese fue Wanchope, un centrodelantero de una tremenda calidad. Buen porte, buen cabezazo, buena pegada, que no se ponía nervioso delante de ningún arquero, con esos pergaminos llegaba la Cobra a defender la camiseta de Rosario Central. Si bien solamente jugo un torneo, donde jugó 14 partidos y convirtió 5 goles –nada mal para un equipo de mitad de tabla- Wanchope no tardó en meterse a los hinchas Canallas en el bolsillo. Su gol más recordado fue en un clásico rosarino, donde Central logró imponerse por 4-1 en el Gigante de Arroyito.

Gol de Wanchope a Newell’s: https://goo.gl/U5mEvk

Ibrahim Sekagya, el ugandés que triunfó en el viaducto:

Foto 5
Ibraim fue el primer ugandes en jugar un torneo de primera en Argentina

El tercer caso de éxito nos lleva a hablar de un defensor central proveniente de Uganda. Sekagya es un central muy fuerte, rápido y de buen porte físico. Llegó al país en 2001 a defender los colores de Rafaela, donde jugó un torneo entero marcando 2 goles. En 2002 pasó por Ferro, donde jugo 3 años y ostenta una marca de 96 partidos y 2 goles. En 2005 llega a Arsenal, donde tuvo su pasar más recordado en nuestro fútbol ya que fue el primero en primera división. Allí permaneció otros dos años, jugó 65 partidos y convirtió 2 goles. Lo más recordado del actual defensor del New York Red Bulls de la MLS es el gol que le convirtió a River en el Viaducto para que el local se impusiera por la mínima.

Gol de Sekagya a River: https://goo.gl/1EYkvg

Eduardo Bennet, un hondureño campeón en Boedo:

Bennet, hondureño de origen alternó efectividad y mediocridad en el ciclon
Bennet, hondureño de origen alternó efectividad y mediocridad en el ciclon

Uno de los exóticos jugadores que más tiempo estuvo en nuestro fútbol. Bennet también era centrodelantero, muy fuerte y rápido, un oportunista. Llegó a San Lorenzo en 1993 para jugar dos años en el Ciclón de Boedo. Alternó buenas y malas, jugando 47 partidos y convirtiendo 18 goles, siendo parte del plantel que logra el campeonato en 1995 dirigido por el Bambino Veira. Tras ese torneo, Bennet se mudó a La Paternal, donde pasó sus mejores años en nuestro país. El hondureño tuvo dos ciclos en el Bicho, de 1995 a 1999 y volvió en 2001 para disputar un último torneo. Sus números no fueron para nada malos, ya que disputó 122 y marcó 46 tantos. La segunda mitad del 2001 lo llevó a Quilmes, donde jugó un puñado de partidos y anotó en 6 oportunidades.

Gol de Bennet a River: https://goo.gl/IkDGsR

Naohiro Takahara, el japonés que no pudo gritar campeón con Boca en su tierra:

Takahara, un japones suelto en la Boca
Takahara, un japones suelto en la Boca

Uno de los más recordados, aunque uno de los que peor paso tuvo por nuestro fútbol. Promediaba el año 2001 y el Boca de Bianchi ganaba todo lo que jugaba. Venía de ser Bicampeón de América y a finales de año debía medirse con el Bayern Munich para tratar de ser Bicampeón Intercontinental en tierra japonesa–cosa que finalmente no sucedió-. Mauricio Macri, por aquel entonces Presidente del club de la Ribera, tuvo otra de sus grandes estrategias de negocios y, con el fin de ganar la simpatía de los locales, decidió contratar a un joven delantero japonés. Takahara causó toda una revolución en nuestro fútbol, pero poco pudo demostrar en la cancha. Solo jugó 6 partidos con la camiseta de Boca y convirtió un solo gol –en un 6-1 a Lanús, y casi lo erra- y, como si fuera poco, Bianchi decidió no llevarlo a la final Intercontinental.

Gol de Takahara a Lanús: https://goo.gl/uj8ecN

Felix Orode, un nigeriano con espíritu de ascenso:

Orode, otra apuesta sin sabor del Ciclón de Boedo
Orode, otra apuesta sin sabor del Ciclón de Boedo

Si bien podríamos extendernos a varios otros casos anteriores, cerraremos la nota con el caso inmediatamente anterior al de este torneo. En el 2009, San Lorenzo trajo a nuestro país a un joven volante nigeriano a probar suerte en nuestro fútbol. Él es Felix Orode, quien no tuvo demasiadas posibilidades en el club de Boedo ­–solamente jugó un partido- pero se dio el gusto de jugar un clásico contra Huracán y poder poner un pase gol para que San Lorenzo derrote al Globo en el Ducó. La llegada del Cholo Simeone significó el final del brevísimo ciclo del nigeriano en el Ciclón y el comienzo para él de una vida en el ascenso de nuestro fútbol. Nueva Chicago, la CAI de Comodoro Rivadavia, dos pasos por Excursionistas, Luján, Comunicaciones y Sportivo Barracas, su club en la actualidad, fueron los destinos del volante. Hace poco volvió a ser noticia –y nuevamente, no por lo que hizo dentro de una cancha-cuando sus compañeros de equipo le pagaron un pasaje a Nigeria para poder ver a su familia después de varios años. ¡Gran gesto!

El pase de Orode al Chaco Torres:  https://goo.gl/42AYXC