El enganche, ese puesto en peligro de extinción

0
501

FOTO 1 (1)

Arrancó a rodar nuevamente la pelota en el fútbol argentino, y qué mejor forma de homenajear este retorno hablando de quienes mejor la tratan. Los enganches, aquellos que solamente se dedican a crear juego, que corren poco, pero cuentan con ese toque de distinción que sólo ellos pueden aportarle a la jugada. Esos jugadores que no pueden adaptarse a otro puesto más que el de jugar suelto por delante de la línea de volantes.

A priori, muchos podrán decir que hablar de enganches es hablar del pasado, que nada ha quedado desde el retiro de Juan Román Riquelme. Sin embargo, aún quedan algunos especímenes en nuestro fútbol de todos los días que, si bien a veces los hacen jugar en otras posiciones, son enganches por naturaleza. En este humilde espacio, repasaremos los pocos casos de enganches con los que aún cuenta el fútbol argentino, sin jerarquizarlos ni evaluarlos, sino solamente para pensar en disfrutarlos a lo largo del torneo.

Andrés D’alessandro (River Plate):

FOTO 2 (1)

El Cabezón volvió a River a principios de este año para aportarle al equipo de Gallardo la cuota de buen pie al equipo millonario. Si bien es cierto que el Muñeco no lo ha utilizado demasiado en su posición natural y lo ha hecho involucrarse más en el despliegue físico que le pide a su equipo, D’alessandro es un enganche clásico. Sus mejores partidos en su retorno y los grandes recuerdos que dejó en los hinchas riverplatenses fueron juntándose a jugar con sus compañeros y siendo eje del juego colectivo de su equipo.

Desde joven se destacó por su habilidad y la exquisitez de su pierna zurda. Sus comienzos en River, el mundial juvenil del 2001, su paso por San Lorenzo y sus 8 años en el Inter de Porto Alegre son los pasos más recordados del Cabezón por todos los futbolistas. Hoy, a sus 35 años, esperamos que, aunque ya esté cerca de dejar la actividad profesional, el autor de “la boba” nos regale algún destello más de todos los que nos fue dando a lo largo de su carrera.

El Gol de D’alessandro a The Strongest: http://goo.gl/LfrOzc

Leandro Romagnoli (San Lorenzo de Almagro):

FOTO 3 (1)

El Pipi juega cada vez menos minutos, pero sigue siendo un diferente. El máximo ídolo de la historia del Ciclón de Boedo, con sus 35 años de edad, suele ingresar unos minutos del segundo tiempo a aportar su talento. Pipi siempre jugó delante de la línea de volantes y siempre fue un enganche caracterizado por su gambeta atrevida. Hoy, ya unos metros más atrás en el campo de juego, hace la diferencia juntándose con sus compañeros y esperando la oportunidad para poner ese pase entre líneas que pueda terminar en gol para su equipo.

El gol de Romagnoli a Huracán: http://goo.gl/yqoT8t

Oscar Romero (Racing Club de Avellaneda):

FOTO 4

El futbolista paraguayo llegó hace un año a Avellaneda y se ganó el corazón de los hinchas al poco tiempo. Zurdo, hábil, de buena pegada, aunque a veces poco sacrificado a la hora de jugar para el equipo, Romerito acostumbra pararse entre la espalda del 5 rival y la de sus delanteros, ya que es donde más daño puede causarle a sus rivales. Cuenta con una gran técnica individual y es convocado asiduamente por la selección de su país. Si bien su presencia en el fútbol argentino aún está en el debe, se espera que este torneo pueda terminar de explotar en nuestro fútbol y poder llevar adelante esos destellos que ya ha exhibido durante una mayor cantidad de tiempo de los partidos.

El gol de Romero a San Martín de San Juan: http://goo.gl/UxI3NR

Diego Morales (Tigre):

FOTO 5 (1)

Uno de mis preferidos. Los hinchas del Matador vuelven a recibir a uno de sus máximos ídolos de los últimos años. Cachete, surgido de Chacarita por el año 2006, tuvo un primer paso inolvidable por Victoria entre 2010 y 2012. Llegó casi en silencio tras haber perdido la categoría con el conjunto de San Martín y al poco tiempo se ganó la idolatría de la gente de Tigre.

Cachete es delantero de origen, devenido a enganche por Gamboa cuando jugaba en el Funebrero –probablemente, la mejor decisión que pudieron haber tomado-. Siempre demostró ser muy hábil con la pelota en los pies, pero en Chaca no logró ser lo gravitante que sí supo ser en el Matador, quedando muchas de sus jugadas en la completa intrascendencia. Su maduración deportiva lo convirtió de un pibe hábil al que era difícil de quitarle la pelota a ser un enganche con todas las letras, desarrollando una gran pegada y con una excelente visión de juego para colocar pases entre líneas. Cachete se convierte así es una de las grandes esperanzas para aquellos que nos gusta el buen fútbol.

El gol de Morales a Boca Juniors: http://goo.gl/j1eBqX

Ariel Cólzera (Témperley):

FOTO 6 (1)

Otra de mis debilidades –y no solamente por la camiseta que le toca vestir-. Uno de los personajes más excéntricos del fútbol argentino. Le dicen Loco, y bien ganado tiene su apodo. Un jugador capaz de ponerte una pelota de gol en una jugada y ponerle un planchazo a un rival en la jugada siguiente, sin razón alguna. Sin embargo, ver jugar a Cólzera es algo muy recomendable para cualquier amante de este deporte. Tal es así que varias veces me tocó escuchar en el Béranger gente decir “vine para ver jugar a Cólzera”.

Otro delantero devenido a enganche. Muy hábil, de gran pegada, aunque quizás algo lento para el fútbol moderno. Sin embargo, es quien le cambia la cara al Gasolero cuando le toca ingresar. El típico jugador que le absorbe la presión a sus compañeros y monopoliza el circuito de juego del equipo.  Si bien a priori arrancaría siendo suplente, el Loco será uno de los jugadores que le puede dar una cuota de buen fútbol al torneo.

El gol de Cólzera a Quilmes: http://goo.gl/02IDYU

Daniel Ludueña (Talleres de Córdoba):

FOTO 7 (1)

Uno que vuelve después de muchísimos años en el fútbol mexicano. El Hachita viene a defender la camiseta que hizo famoso a su padre. Para quienes no lo recuerdan, el volante de 34 años debutó en la primera de River Plate en 1998, pero no llegó a consolidarse en el primer plantel del Millonario hasta el año 2001. Nunca fue titular indiscutido, por lo que en 2004 emigró a México donde llevó adelante la mayor parte de su carrera, logrando convertirse en ídolo de la mayoría de las camisetas que le tocó defender.

El Hachita es un jugador exquisito, de mucha visión y buena pegada. Regresó este año al país para ser la manija en Talleres de Córdoba, un club recién ascendido del Nacional B que armó un equipo como para pensar en meterse en alguna copa internacional más que para evitar el descenso.

El gol de Ludueña contra Tigres (México): http://goo.gl/MF8teB

Giovanni Lo Celso (Rosario Central):

FOTO 8 (1)

Con él comienzo a hablar de dos de las joyitas que volvió a dar nuestro fútbol. Cuando todos los enganches anteriormente mencionados promedian o superan los 30 años, la aparición de Giovanni Lo Celso en la primera de Rosario Central se convirtió en una bocanada de aire fresco para todos los amantes del puesto. Lamentablemente, vamos a tener que disfrutar los últimos partidos del joven de 20 años en nuestro fútbol, ya que su pase pertenece al Paris Saint Germain de Francia y estaría en el club rosarino hasta finales de este año.

Lo Celso es un jugador extremadamente habilidoso y cuenta con una noción del juego que escasea entre los jugadores de su edad. Si bien es más vertiginoso que los casos que citamos anteriormente ­–por una cuestión lógica de la velocidad que su edad le permite tener-su principal virtud es la pausa que puede darle a los ataques del conjunto Canalla y su capacidad para asistir a sus compañeros en situaciones de gol. Esperemos que Giovanni pueda reafirmar lo que demostró el torneo pasado y no se parezca tanto al que disputó los últimos Juegos Olímpicos.

El gol de Lo Celso a Vélez Sarsfield: http://goo.gl/SdMnbj

Tomás Andrade (River Plate):

FOTO 9

La última joyita que sacó nuestro fútbol ­–al menos hasta ahora- y mi último capricho de la nota. El último caso nos vuelve a llevar a Núñez, allí donde comenzamos la nota. Hace unos meses, en la visita de Vélez Sarsfield al estadio Monumental, a los 13’ del segundo tiempo, Gallardo decide tirar a la cancha a Tomás Andrade en lugar de Nacho Fernández ­–uno de los que quedó afuera con Rolfi Montenegro, Román Martínez, Ervitti, Ortigoza, Toranzo, Rolle y Formica; pero hay que saber diferenciar el enganche de doble 5, mediapuntas o simplemente volantes de buen manejo-, un joven de 19 años que dejó boquiabierto a todo los presentes.

D’alessandrito, como ya lo llaman algunos por el parecido futbolístico al Cabezón, demostró tener todos los requisitos que un enganche debe tener. Incluso, tuvo la chance de romper el cero en ese partido tras estrellar un zurdazo en el palo. Hoy cuenta con un puñado de partidos en la primera de River, pero es uno de los jugadores en los que el Muñeco pone muchas expectativas. Esperamos que Andrade pueda ir ganando minutos con el correr del torneo y que podamos disfrutarlo por muchos años en el fútbol argentino.

El debut de Andrade contra Vélez:  http://goo.gl/NYKRE6