¿Como venis de sueños?

0
720

Y no me refiero a los sueños en relación a como venís durmiendo. Sino a como venís gestionando esas ganas locas de que ciertas cosas aparezcan en tu vida: ése viaje deseado, el título de la facultad o la pareja perfecta. Más que seguro que venís queriendo lograr algo que nunca antes lograste y puede ser que hasta tengas un listado, mental o escrito, de todo aquello que querés lograr en tu vida.

En esta nota te invito a que te transformes en el arquitecto de esos sueños también te regalo una metáfora constructiva para que los empieces a hacer realidad.

Pensá: ¿qué necesita un arquitecto para convertir una idea en algo bien tangible como una casa?

  1. Un plano de tus sueños: 
    Una idea en tu cabeza es una nube que se la lleva el viento, una idea en un papel es un plan. Así que bajar a un papel eso que querés, no es para nada, una mala idea.
  2. El alto, el largo y el ancho:

    O lo que me gusta llamar la tri-dimensionalidad de los resultados. Cuando nos lanzamos al logro de un sueño nos podemos preguntar por tres dimensiones bien diferenciadas que, en el hacer, se hallan solidariamente comprometidas y muchas veces no tenemos en cuenta: 1) como queremos que sea ése resultado (“alto”); 2) como voy a ser yo y como voy quedar luego de obtenerlo (“largo”); y 3) como van a ser mis relaciones y cómo van a quedar cuando consiga el resultado (“ancho”).

    Muchas veces, por no preverlo, conseguimos los resultados que deseamos pero nos lesionamos a nosotros mismos y a las relaciones con quienes co-creamos ése resultado. Pensá con anticipación quien te va a ayudar y como podés ayudarlo vos. Pensá también, si vale la pena que tu cuerpo y tu mente se resientan en el camino.

  1. Los cimientos, las paredes y el techo:

    Para que una casa sea linda, alta, estilo post-moderno, requiere de cosas bien definidas: ciertos materiales, tipos de aberturas, número de pisos, pintura color verde inglés. ¿Me hago entender? Puede que tu meta sea ponerte en forma, pero para que lo percibas así: ¿qué cosas tangibles vas a hacer aparecer o desaparecer? ¿Vas a bajar 5 kg? ¿Vas a correr los 10 km en 50 minutos?. Sé específico y conecta con lo concreto.

  1. Los gremios:

    No te voy a hablar del paro de mañana, pero a la obra, primero entran los carpinteros, luego los albañiles y por último los pintores. Ahora que sabes que querés, podés pensar como vas hacer para obtenerlas y cuando ¡Acciones y fechas! Preguntate al despertar cada día: ¿qué voy a hacer hoy que me acerque a mi sueño?

  1. Un capataz:
    El arquitecto no está siempre en obra, pero hay alguien allí que gestiona las cosas que no salen bien. Rara vez, algo nuevo te va a salir en el primer intento. Es por eso que te invito a que tengas la actitud del capataz. El no se queda en la frustración de lo que no pasó. Sino que observa al problema como a si fuera un maestro que le está enseñando. Lo que le faltó para lograr el resultado deseado y vuelve a la carga con nuevas acciones.

Es mi sincero deseo que puedas hacer de tu vida y de tus sueños obras monumentales.