Alegria é só brasileira, Por Alan Reynoso

0
112

 

La copa mundial de la FIFA  organizada por Corea del Sur y Japón se celebró desde el 31 de mayo hasta el 30 de junio del 2002.

La cita mundial arrojó un campeón indiscutido que fue el seleccionado de Brasil con innumerables figuras comandado en la dirección técnica por Felipe Scolari. Fue el primer campeonato mundial de mayores celebrado en Asia y organizado por dos países no europeos.Previo al mundial Scolari era presionado por los multimedios brasileños por no convocar al astro brasilero, el “chapulín” Romario, unos de los grandes delanteros que brillaron en el seleccionado como en cualquier país donde le toco jugar.

Además, la selección venía golpeada por no alzar la copa del mundial de Francia `98, en donde llegaron a la final, cayendo con los blues, esa selección con la brillante figura de de Zinedine Zidane, una de las figuras de aquélla época. Pero en resumen DT no llevo entre sus convocados a Romario, partiendo hacia el continente asiático con sus figuras como Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho, Roberto Carlos y Cafú entre otros.

Le toco un grupo accesible en la Copa: Turquía (unas de la grandes sorpresas, quedo tercero en el mundial y cuarto, la otra gran sorpresa, la anfitriona Corea del Sur), China y Costa Rica. El elenco de gala de brasilero formaba así: Marcos; Lucio, Edmilson y Roque Junior; Cafú, Kleberson, Gilberto Silva y Roberto Carlos Ronaldinho y Rivaldo y el gran Ronaldo (Punta y goleador de la Copa del Mundo con ocho goles). El partido inaugural de Brasil comenzó con una sorpresa porque Turquía ganaba uno a cero pero duro poco la sorpresa porque la jerarquía de los brasileños lo dieron vuelta. La magia de la triple R  (Ronaldinho, Rivaldo y Ronaldo)gobernó todos los partidos Brasil fue campeón invicto ganando los siete partidos jugando bien, aunque un sector del periodismo brasileño diga que no fue el clásico jogo bonito.

El fenómeno Ronaldo que llegaba al mundial recuperado de una lesión grave en la rodilla jugando con el Inter de Italia. Esa lesión no se noto porque fue pieza clave por su juego y los goles que aporto siendo el goleador de la copa. Lo inusual es que el balón de oro no fue para él sino para el gran arquero alemán Oliver Khan, que en la final quedo humillado futbolísticamente por el delantero.

La final se la llevo Brasil tras ganar 2 a 0 a Alemania con dos goles del matador brasilero. También, será recordado el mítico gol de Ronaldinho desde muy lejos que le hizo a David Seaman para ganarle en la semifinal a Inglaterra tras dar vuelta el marcador.

Brasil fue el mejor equipo y por fin el fútbol es justo (en este caso) y se lo llevo el título la nación que se lo merece. El pentacampeón fue sudamericano. “Sin duda que Inglaterra creó el fútbol pero Brasil lo perfeccionó” Quique Wolf, ex futbolista y periodista.