5 goles historicos

0
431

manu_ginobili_tirando_canasta1

El clima olímpico sigue sintiéndose. El buen presente de los deportistas argentinos en Río 2016 se emparenta con otras proezas históricas ya logradas en ediciones anteriores. El lunes pasado se cumplieron 12 años de la inolvidable “palomita” de Manu Ginóbili contra Serbia para estampar el 83-82 que iniciaría aquel camino hacia la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, una jugada que quedará en la retina de todos nosotros por el resto de nuestras vidas.

El fútbol, el deporte más hermoso de todos, también tiene un centenar de estas imágenes que permanecen en nuestra memoria. Como ya es habitual, en este humilde espacio intentaremos hacer un poco de memoria y compartir algunos goles inolvidables que nos dejó la historia del mejor de todos los deportes:

La mano de Dios

14088853_10153948843962153_1037966060_n

Los cuartos de final del Mundial de México 1986 enfrentaban a argentinos e ingleses. Probablemente, el partido que más se disfrutó un triunfo del seleccionado nacional en toda su rica historia, ya que muchos de nuestros compatriotas lo vivieron como “la revancha de la guerra de Malvinas”. Lamentablemente, por una cuestión generacional, a mí me cuesta verlo así, y aún más entender cómo es que el día en el que se marcó el mejor gol de la historia de los mundiales es más recordado por “el día que eliminamos a Inglaterra con un gol con la mano”, pero uno no puede luchar contra las leyendas urbanas. La historia es la que todos conocemos: partido empatado en cero, Argentina sale jugando de abajo, la pelota le llega a Maradona, el 10 empieza a apilar rivales, abre a un costado para Valdano, la jugada se ensucia y un rival rechaza hacia atrás, la pelota toma altura y Diego –con todo el potrero que siempre lo caracterizó- mete el puño antes de que Shilton tome la pelota y logra abrir el marcador. Unos minutos después, Maradona nos regaló el mejor gol de la historia de los mundiales y Gary Lineker anotaría el descuento y el 2-1 final a favor de los dirigidos por Carlos Bilardo.

Recordamos el gol: https://goo.gl/RNHmeh

El “Maracanazo”, el gol de Alcides Ghiggia

14030681_10153948843987153_739468543_n

Los mundiales de fútbol siempre nos dejan historias muy ricas para contar, y la del “Maracanazo” del Mundial de Brasil 1950 es, probablemente, la primera de ellas. Se jugaba el primer mundial después del parate que generó la Segunda Guerra Mundial ­–entre el Mundial de Francia 1938 y el de Brasil- el cual albergó a 13 países: 7 americanos y 6 europeos. Fue el único Mundial en toda la historia que no tuvo una final, sino que se definía por un cuadrangular final entre los mejores equipos del torneo. Los 4 equipos que llegaron a las etapas definitorias fueron Brasil, Suecia, España y Uruguay. El último partido encontraba con chances de levantar la Copa Jules Rimet a los locales –quienes venían de golear 7-1 a Suecia y 6-1 a España-y a los Charrúas ­–que habían empatado en dos contra España y derrotado a los suecos por 3-2 a poco del final-. A priori, Brasil era ampliamente favorito, tanto por la localía como por el nivel demostrado a lo largo de ese torneo. Los locales tomaron la ventaja en el marcador con un tanto de Friaca a los 2’ del segundo tiempo, pero los rioplatenses lograron recuperarse y hacer historia de la grande. Schiaffino a los 21’ ponía el empate transitorio y Alcides Ghiggia llegaría a los 34’ para quedar por siempre en los libros. Fue la segunda y, hasta hoy, última Copa del Mundo para los uruguayos.

La historia contada en primera persona: https://goo.gl/nsWKb6

La “palomita” de Poy

14080928_10153948844042153_544454475_n

Uno bien de nuestro fútbol, el gol que verdaderamente despertó la idea de esta nota. Un gol inolvidable para todos los fanáticos del fútbol doméstico, y especialmente para los hinchas de Rosario Central. El partido se disputó el 19 de diciembre de 1971 en el Monumental, era la segunda semifinal del Torneo Nacional de ese año ­–San Lorenzo había derrotado por penales a Independiente un día antes en el mismo escenario- y se veían las caras ni más ni menos que Newell’s y Central. Promediando el segundo tiempo, el lateral José González desbordó por derecha y metió un potente centro que Aldo Pedro Poy conectó de cabeza tras tirarse de “palomita” y ganarle la posición a De Rienzo. De este modo, Poy anotaba el único tanto del encuentro que depositaba a Central en la final que le ganaría a San Lorenzo 3 días después en el mismísimo Coloso del Parque. Este hecho convirtió a Poy en una verdadera leyenda urbana –todo hincha canalla alguna vez cantó “Aldo Poy, Aldo Poy, el papá de Newell’s Old Boys”-, no sólo por todos los homenajes que recibió este hecho ­-el cuento de Fontanarrosa y la canción de Lalo de los Santos como principales exponentes-sino por haber sido incluido en 1995 en el libro Guinness de los récords por ser el gol más festejado de la historia del fútbol. Sin ir más lejos, hoy en día todos los 19 de diciembre los hinchas de Central se juntan a festejar este acontecimiento y el mismo Aldo Poy recrea su palomita delante de todos.

La historia contada en primera persona: https://goo.gl/ou41J6

El cabezazo de ‘Chiquito’ Bossio

14055553_10153948844032153_1345598814_n

Otra perlita del fútbol de todos los días. Esta nos lleva al torneo Clausura 1996, 12 de mayo de 1996, partido de la 9ª fecha disputado entre Racing y Estudiantes de La Plata en el Cilindro de Avellaneda. La Academia se ponía en ventaja en el marcador y a pocos minutos de finalizar el encuentro, los Pincharratas cuentan con un corner a su favor. El arquero de los platenses era nada menos que Carlos “Chiquito” Bossio, un hombre de 1,94 de alto. El arquero miró hacia el costado para ver si el “Profe” Córdoba, DT de Estudiantes por aquel entonces, lo autorizaba a ir a buscar el cabezazo. Tras la aprobación del DT, “Chiquito” fue al área de Racing a buscar el empate. El primer centro quedó trunco y la pelota volvió a salir por el fondo para que Estudiantes contara con un nuevo saque de esquina. Couceiro cargó la zurda y Bossio se elevó por encima de sus rivales para meter  un cabezazo potente contra el ángulo derecho de Nacho González. El Pincha llegó al empate, y probablemente nadie recordaría este partido de no ser porque “Chiquito” se convertía así en el primer arquero en anotar un gol de cabeza en el fútbol argentino.

El gol de Chiquito: https://goo.gl/Hi3ooS

El gol de Palermo a Perú

14030752_10153948844062153_1872269207_n

Un obligado para la idea. Todavía hoy es difícil dimensionar todo lo que logró Martín Palermo para los libros de historia de nuestro fútbol. Tranquilamente, la nota podría haber estado dedicada a muchos de sus logros, ya sea el haber anotado el gol 100 de su carrera con la rodilla rota, haber hecho un gol de penal con las dos piernas o haber anotado un gol de cabeza de mitad de cancha.  Sin embargo, opté por elegir el recuerdo más “neutral” en cuanto a camisetas y feliz que nos dejó el Titán a todos los futboleros. El gol que más se gritó de todos los que convirtió a lo largo de su carrera. Anteúltima fecha de las eliminatorias para el mundial de Sudáfrica 2010, tarde noche lluviosa en Buenos Aires, la Argentina de Diego Maradona venía muy comprometida para lograr la clasificación y debía derrotar a Perú en el Monumental para no ir a enfrentar a Uruguay en el Centenario en un mano a mano por la cuarta plaza. Higuaín, quien debutaba aquel día con la camiseta de la Selección, anotaba el primer gol del partido promediando el primer tiempo. Rengifo, antes de terminar la primera parte, empataba el marcador. Ya en tiempo adicionado, Pocho Insúa ejecuta un córner desde la derecha, la pelota se pasa hasta la posición de Di María, una nueva serie de rebotes deja la pelota en poder del Pocho que con un buscapié envenenado encuentra el desvío del gran Martín Palermo que desató la algarabía de todo el pueblo argentino. Quizás sea muy injusto elegir este gol y no el agónico gol de Gareca para clasificar a México 1986 que luego nos vería alzar la Copa, pero el día, el marco y, fundamentalmente, que lo haya hecho el mismo Palermo le dan una cuota de épica de la que el otro carece.

El gol de Martín y el festejo alocado de todos: https://goo.gl/Fpm7QF

BONUS TRACK El rincón del hincha: el gol de Rojas a Platense

14055512_10153948843197153_262520791_n

Quien quiera dar la nota como finalizada con el gol de Palermo puede hacerlo. Quien quiera seguir leyendo entrará en el relato del gol que más grité en toda mi vida. Hinchas de Los Andes y Platense, abstenerse.

Hechas ya las debidas aclaraciones, comienzo: 9 de julio de 2014, exactamente a las 0:00 hs, empezó a escribirse una gran historia. Se disputaba la final por el segundo ascenso de la B Metropolitana ­–qué lejos que suena, pero fue hace bastante poco-entre el local, el glorioso Témperley, y Platense. El partido de ida había sido para los de Saavedra por la mínima diferencia, por lo que los dirigidos por el gran Ricardo Rezza se veían en la obligación de ganar el partido por un gol para, al menos, poder forzar los penales. El partido se extinguía cuando tras un lateral de Ramos, el Tonga Aguirre pone la pelota en el área, Tiki Tiki Di Lorenzo la desvía de cabeza para que aparezca el joven Ariel Rojas a llenarse el empeine derecho y marcar el gol más importante de su vida, al menos hasta hoy. En ese instante, la euforia nos invadió a todos los que estuvimos aquella noche en el Beranger. Parecía que la chance se iba, que íbamos a tener que soportar otro año en la categoría más dura de todo el fútbol argentino, pero la aparición de Rojitas nos permitió empezar a soñar con el camino de gloria que se construyó a partir de ese día. Partido 1-0 para Témperley y la historia se definía en los penales. Allí, la inmensa figura de Federico Crivelli –tapó dos penales, el definitivo a Humberto Vega, y convirtió el suyo- depositó al Gasolero en el Nacional B. Aquella aventura duró muy poco, ya que tan solo 5 meses después del gol de Rojas, Témperley lograba coronar su esfuerzo consiguiendo una de las diez plazas a Primera División –donde actualmente se encuentra, y esperemos que por muchos años más- que aquel torneo otorgaba.

El gol de Rojas: https://goo.gl/ih1jwS